¿Qué coche me compro para la próxima década? Eléctrico, híbrido, diésel…

La OCU ha realizado un estudio en el que tiene en cuenta todos los gastos de un coche a lo largo de más de una década de vida y lo ha comparado con el que, hasta hace unos meses, era el combustible estrella: el diésel. ¿Merece la pena un eléctrico o un híbrido?

¿Qué coche me compro para la próxima década? Eléctrico, híbrido, diésel…
¿Qué coche me compro para la próxima década? Eléctrico, híbrido, diésel…

Buscas coche y, si eres sincero, no tienes ni idea de qué elegir. Un amigo te dice que “el futuro es eléctrico", tu primo que “mira qué diésel me he comprado" y el camarero que “no entiendo por qué no apuestan de una vez por el hidrógeno". Y pasan los meses y tú miras, comparas, te interesas… y sigues sin comprarte coche. Para echarte una mano y que tengas claro qué gastos medios puedes encontrarte en un coche de aquí a 2030, la OCU ha elaborado un informe en el que ha tomado como referencia un vehículo diésel para comprobar qué tecnologías serán más baratas o más caras en el futuro.

Así, tomando como punto de partida un coche diésel por valor de 31.583 euros, un cálculo aproximado del gasto en combustible, impuestos y su mantenimiento, atendiendo a un kilometraje medio de 12.900 km/año, quien quiera comprarse este coche a 11 años vista, en 2020 le costará un total de 52.768 euros al final de dicho plazo, 52.925 euros si lo adquiere en 2025 y 51.257 si lo hace en 2030.

En este enlace puedes comprobar los cálculos de otras tecnologías si hubiéramos realizado la compra en 2018.

¿Más o menos barato que un diésel en 2030?

Con las cifras anteriores, la OCU ha realizado tres cálculos con los que pretende establecer qué diferencias de precio existen si compramos un coche a 11 años vista en función de su tecnología y con las variables de kilometraje anteriores, impuestos, mantenimiento o precios de combustible anteriores si lo comparamos con un vehículo diésel. Más abajo tienes la imagen en pequeño, pero puedes ampliarla pulsando en [este enlace](https://www.ocu.org/-/media/ocu/images/home/coches/coches/cuanto costara un coche.jpg?la=es-es&rev=0cefaf7e-f91c-46ed-bbfd-6a06e3931825&mw=960&hash=4303D433DC8A33A621C2392969DED60EAF127821).

¿Qué coche me compro para la próxima década? Eléctrico, híbrido, diésel…

Fuente OCU

Así, según sus cifras, en este 2020 lo más rentable es comprarse un coche movido por GNC, pues se calcula que dentro de 11 años será un 9,70 por ciento más barato que haber adquirido un vehículo diésel. En el otro lado de la balanza, comprar un vehículo de pila de combustible es lo más caro, en un 13,90 por ciento. El resto de tecnologías se mueven en una horquilla de un 7,90 por ciento más caro o barato, siendo lo segundo más rentable el coche eléctrico.

Los cálculos si se compra un coche en 2025 indican que la mejor opción volverá a ser un vehículo GNC y que respecto a un diésel el ahorro será de un 11 por ciento 11 años después. Sin embargo, el GLP acorta diferencias (6 por ciento más barato que un diésel) y los eléctricos e híbrido enchufable diésel también mejoran sus resultados, superando la barrera de un 7 por ciento en ahorro. Se espera, además, que los costes de un vehículo de pila de combustible se rebajen sustancialmente, alcanzando un encarecimiento respecto al diésel del 5,70 por ciento.

Por último, ya en 2030, si buscáramos qué coche comprar y mantenerlo hasta 2041, al final de dicho plazo lo más rentable volvería a ser el GNC, que ahorraría un 11,10 por ciento de dinero respecto a la compra de un diésel. Sin embargo, hay dos tecnologías que avanzarían claramente. Los coches eléctricos ya supondrían un ahorro del 9,20 por ciento respecto a un diésel y el vehículo de pila de combustible apenas sería un 1,30 por ciento más caro. Los híbridos, enchufables o no, se mantendrían estables en comparación y el GLP sumaría un poco de ahorro más (6,70 por ciento).

Pese a esta ola de datos y cifras, no podemos olvidar que cada persona es un mundo y tiene sus circunstancias particulares. El volumen de 12.900 kilómetros ha resultado de una media y no se especifica dónde y cómo se han hecho estos kilómetros. Hay que entender que cada conductor debe ser consciente de sus necesidades particulares: circular en su mayoría por vías rápidas, orografía del terreno, posibilidades de recarga o estaciones de GNC o GLP cercanas, coche aparcado en la calle o en un garaje, atascos diarios, distancia al centro de trabajo… son sólo algunos ejemplos.

Ford idea una tecnología que salva vidas de ciclistas

Relacionado

Ford desarrolla una tecnología que puede salvar la vida a miles de ciclistas

Las gasolineras más baratas: ahorra dinero y tiempo sólo con una aplicación

Relacionado

Las gasolineras más baratas: ahorra dinero y tiempo sólo con una aplicación

Los mejores vídeos