Presencia de sal en carreteras nevadas: así afecta de forma negativa a tu coche

Esparcir sal en carreteras nevadas es positivo porque ayuda a bajar el punto de congelación de la misma, permitiendo, por tanto, el paso de los vehículos. Sin embargo, dicha sal puede tener efectos negativos sobre los coches.

Presencia de sal en carreteras nevadas: así afecta a tu coche
Presencia de sal en carreteras nevadas: así afecta a tu coche

Con el invierno llamando ya a las puertas y con las primeras nevadas en las carreteras españolas, es muy frecuente circular por vías con grandes cantidades de sal esparcidas. Al echar sal en las carreteras con nieve, baja el punto de congelación de la misma, haciendo que se derrita más fácilmente dejando vía libre para el transporte vehicular.

Sin embargo, la sal en la carretera puede tener efectos negativos sobre algunas partes del coche. De hecho, está demostrado que los vehículos que suelen circular de forma frecuente en carreteras con nieve y, por tanto, con grandes cantidades de sal, están más expuestos a la corrosión causada por la misma que puede provocar grandes daños en la carrocería, en la pintura, en las llantas y en los frenos (al acumular mucha suciedad).

El alto poder corrosivo de la sal también puede producir una mayor oxidación en otras partes del coche como los amortiguadores, el tubo de escape y el radiador.

Así puede afectar la sal de la carretera por la presencia de nieve en tu coche

Máquina quitanieves a pleno funcionamiento

Según las cifras oficiales que se manejan desde el Ministerio de Fomento, anualmente se usan entre 300.000 y 500.000 toneladas de sal en cada invierno en las carreteras españolas. El tipo de sal que se suele utilizar es dos tipos: sal en roca o en forma de salmuera (con una mezcla del 23 por ciento de sal y un 77 por ciento de agua).

Cómo evitar los efectos negativos de la sal en tu coche

Si sueles circular por carreteras nevadas y con grandes cantidades de sal, desde ASETRA, la Asociación de Talleres de Madrid, dan una serie de trucos y consejos para intentar menguar los posibles efectos negativos de la sal sobre tu vehículo.

Un primer consejo que dan desde ASETRA es lavar de forma regular el automóvil con el objetivo de eliminar la sal incrustada o pegada en las partes del coche. La nieve derretida junto a la sal y la propia suciedad que va acumulando la carretera, pueden producir un barro que también puede incrustarse en ciertas zonas del vehículo. Al respecto, desde ASETRA se recomienda a los usuarios que circulan de forma asidua por este tipo de carreteras que laven al menos una vez a la semana su vehículo, para que la suciedad y la sal dejen de acumularse.

Después de lavar el vehículo con agua y con jabón específico para ello, los expertos también recomiendan usar determinados tipos de ceras para proteger y potenciar el brillo de la carrocería. De forma paralela, también es recomendable usar repelentes de lluvia sobre el parabrisas, unos elementos que ayudan a eliminar el agua de la lluvia sobre el parabrisas a velocidades superiores a los 80 km/h.