Mitsubishi prepara sustitutos para el Carisma y el Space Star

Mitsubishi quiere un pedazo del segmento B, una tarta que supone el 35 por ciento de las ventas totales en el Viejo Continente. Así, el fabricante japonés comenzará a potenciar su vertiente más europea.

Cansado por los resultados cosechados en el último año en Europa, Mitsubishi aumenta su apuesta por el Viejo Continente y ha decidido hacer más "europeos" algunos de sus modelos más emblemáticos, a la vez que intenta recuperar espacio en el segmento B, un objetivo que no ha conseguido con el Colt.

Según el jefe de Operaciones de la marca nipona, Rolf Eckrodt, el sucesor del Space Star y Carisma podría ser construido en una planta de su socio DaimlerChrysler en Europa aprovechando algunos elementos de la plataforma del Ned Car, aunque, eso sí, "no están satisfechos con el rendimiento de la misma".

A partir de ahora, se cuidará más el diseño y se seguirá de cerca la evolución de los modelos para impedir que se queden viejos en el mercado, como en su día le ocurrió al Colt.

Caso Colt
El Colt acaba de ser reemplazado en Europa, pero esta actualización ha llegado tarde y el fabricante japonés ha tenido que ver cómo quedaba fuera del segmento B, el que agrupa el 35 por ciento de las ventas en este continente.

Este vehículo, introducido en Europa hace 10 años, ha basado su diseño en un modelo de 1988, unas características que al final han terminado pasando factura: en los primeros nueve meses de este año sólo se han comercializado 5.683 Colt en este mercado.

El Z-Car, un compacto "por y para" Europa
La nueva plataforma con la que Mitsubishi quiere conquistar a los europeos se denomina Z-Car y será la base de un pequeño vehículo en el que se reflejará, según Eckrodt, su producción europea.

Además, contará con una fuerte oferta de Diesel, aunque para conseguirlo deberá recurrir a otros constructores europeos.

Los mejores vídeos