MG Rover quiere estar en China

El mercado chino es un pastel demasiado jugoso y nadie quiere quedarse fuera del reparto. Más de 1.000 millones de consumidores son un estímulo para cualquiera. También para Rover, que está a punto de cerrar un acuerdo con un grupo de empresas chinas para fabricar allí sus coches.

China Brillance, un grupo local especializado en minibuses, es el punto de apoyo que ha buscado MG Rover para asaltar el emergente mercado chino, el lugar donde todo el mundo quiere tener presencia comercial cuanto antes.

Los ejecutivos de China Brilliance se encuentran actualmente en el Reino Unido. Negocian con Kevin Howe, director general de MG Rover. También han mantenido conversaciones con los responsables de Phoenix, el consorcio que se hizo con la arruinada Rover hace casi dos años.

En principio, parece que habrá varios modelos fabricados conjuntamente, además de una línea de motores que compartirían ambas compañías. China Brillance tiene un importante acuerdo con Mitsubishi para producir motores con tecnología japonesa, por lo que se ahorran los problemas de suministro de propulsores.

Para Rover era fundamental encontrar un socio que aportase tecnología y componentes. La firma británica no puede aportar tanto como le gustaría, dada su fragilidad financiera. Esta debilidad ha hecho que en el acuerdo se incluya la creación de un centro de investigación y desarrollo de componentes conjunto.

Los problemas de suministro han hecho que Rover retrase notablemente la fecha de retirada de su modelo 45, que finalmente saldrá de producción en 2004. El Rover 25, por su parte, será reemplazado hacia 2005. Su sustituto será el primer coche totalmente nuevo fabricado con los socios chinos.