Mazda continuará con su implantación en España

El fabricante japonés de vehículos Mazda Motor mantiene su pretensión de utilizar la planta que Ford posee en Almussafes (Valencia) como origen de su producción europea, que se iniciará con el Demio.

El pasado 5 de marzo la compañía, en virtud de su acuerdo con el constructor norteamericano, eligió las instalaciones levantinas para abaratar los costes de producción de sus automóviles destinados al mercado europeo. Inicialmente, se habló de 40.000 unidades del modelo Demio con motor de 1,3 litros.

Sin embargo, a lo largo de los últimos meses las dudas han ido surgiendo en el seno de la compañía, especialmente después de los acontecimientos que siguieron a los atentados del día 11 de septiembre y de conocerse que las expectativas de venta de automóviles en este mercado no son muy halagüeñas.

No obstante, el presidente de la firma, Mark Fields, ha salido al paso de rumores y desmentidos, reafirmando su intención de iniciar el proceso de elaboración en Almussafes. "El plan de Valencia está en marcha y en 2003 saldrán de su fábrica el modelo de automóvil Demio".

El máximo dirigente de la firma ha expresado de este modo su confianza en que la decisión de trasladarse a España pueda reconducir la situación de Mazda para el próximo año, contrariamente a lo que las dificultades por las que atraviesa el sector de la automoción parecen vaticinar.

Las ventas de la firma en Europa cayeron en el primer semestre del año fiscal (de abril a septiembre) un 25 por ciento respecto al periodo de tiempo anterior, con una facturación de 102.080 millones de yenes (158.425 millones de pesetas) frente a los 133.107 millones de yenes (206.578 millones de pesetas) de 2000. Para lo que resta de ejercicio, Mazda pretende llegar a las 147.000 unidades vendidas, 15.000 menos que las previstas inicialmente.

Los mejores vídeos