Mas se reafirma en la consulta soberanista y el grupo Planeta avisa de que podría irse de Cataluña

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha respondido hoy al Gobierno que no podrá impedir que se consulte a los catalanes sobre su futuro, mientras el presidente del grupo Planeta, José Manuel Lara, planteaba la eventualidad de trasladar su sede a otro punto de España si Cataluña se independiza.

Un día después de que el Parlament aprobara, con el apoyo de más del 60 % de los diputados, una resolución para celebrar una consulta de autodeterminación la próxima legislatura, Mas ha salido al paso de la advertencia del Gobierno de que está dispuesto a usar todos los instrumentos jurídicos y judiciales para frenar una eventual convocatoria de referéndum.

En lugar de proferir 'amenazas', ha dicho Mas, los poderes del Estado deberían 'escuchar atenta y educadamente lo que diga el pueblo de Cataluña' en las elecciones del 25 de noviembre, que el líder de CiU ha adelantado con la intención de iniciar un proceso de autodeterminación.

'No tenemos ningunas ganas de hacer las cosas fuera del marco legal, pero lo que no se puede impedir es que un pueblo que tiene mil años de historia, que tiene un proyecto de futuro y que quiere luchar por su bienestar se pronuncie sobre este futuro, a menos que se le niegue la existencia', ha afirmado Mas.

El presidente catalán ha subrayado que 'en los países civilizados y democráticos, la gente se entiende hablando y negociando a partir de la voluntad popular expresada en las urnas'.

Mas ha citado el ejemplo de Escocia, donde los nacionalistas ganaron las últimas elecciones y ahora, ha dicho, han empezado a hablar con el Gobierno británico de David Cameron sobre en qué términos plantear una consulta soberanista en los próximos años.

Además, ha destacado el apoyo de más del 60 % de diputados del Parlament a este proceso y no ha descartado que el PSC -que ayer se abstuvo en la votación de la resolución sobre la consulta- se acabe sumando para no quedarse 'descolgados'.

Mientras tanto, José Manuel Lara, uno de los empresarios más importantes de Cataluña, ha asegurado hoy que el grupo editorial que preside (Planeta) tendría que trasladar su sede 'a Zaragoza, a Madrid o a Cuenca' si Cataluña se independizara.

Lara ha subrayado, no obstante, que ve 'imposible' que Cataluña llegue a independizarse y ha dicho que tiene la sensación de que esta reivindicación es 'una arma de presión' para buscar un objetivo 'a mitad de camino'.

Por su parte, el expresidente del Congreso José Bono ha expresado su 'preocupación y tristeza' por el debate soberanista en Cataluña, aunque ha precisado que no ve a Mas como 'un bolchevique dispuesto a subvertir el Estado constitucional'.

Una de las dudas que siguen sin despejarse de cara a los comicios del 25 de noviembre es qué candidato presentará el PSC, después de que hoy su dirección haya decidido por primera vez no proponer a nadie en concreto, al considerar que lo más democrático es que quienes deseen serlo se presenten a votación en el consejo nacional.

El primer secretario del PSC, Pere Navarro, se presentará para liderar las listas electorales del partido, a lo que también aspira la exconsellera Montserrat Tura.

Quien seguro que no estará en las listas del PSC es Ernest Maragall, la voz más crítica de la formación con la actual dirección, que ayer volvió a romper la disciplina de voto de su grupo en el Parlament y apoyó la consulta soberanista en Cataluña.

Precisamente, la presidenta del PPC, Alícia Sánchez-Camacho, ha calificado de 'vergonzosa' esta abstención del PSC: 'Podríamos haber dicho un no todos juntos a quienes nos quieren separar del resto de España', ha lamentado en un acto a favor del bilingüismo que ha reunido también al presidente de Ciutadans, Albert Rivera.