Más parquímetros para Madrid

El Ayuntamiento de Madrid parece haber encontrado la panacea en los parquímetros que regulan el estacionamiento: son rentables económicamente y han descongestionado –en parte- el tráfico en el centro de la ciudad. Su éxito ha sido tal que, durante la próxima legislatura, las zonas de aparcamiento verdes y azules podrían extenderse por toda la capital.

El Consistorio madrileño ha encargado un estudio para ampliar la zona de estacionamiento regulado (actualmente, hay 90.000 plazas en este régimen) a toda la ciudad. Los informes de viabilidad señalarán los períodos para ir implantando los nuevos parquímetros. Los barrios que soportan el efecto frontera (es decir, aquellos que se llenan de coches que no quieren aparcar en las cercanas zonas verdes o azules, como ocurre en el Paseo de Camoens) y los distritos de Villa de Vallecas, Barajas y Vicálvaro serán los primeros en acoger estos dispositivos, en 2005.El sistema no se extendería al resto de Madrid hasta la próxima legislatura. Antes, habría que poner en marcha un incremento de las líneas de autobuses que recorren la ciudad y, sobre todo, sería necesario elaborar una nueva normativa municipal, en la que se recogería una definición más general del Servicio de Estacionamiento Regulado. Así, no se pondrían límites a los cambios que quisiera introducir el actual Gobierno o los venideros. La ordenanza actual circunscribe la implantación de los parquímetros a la zona delimitada por la M-30. La intención del Ejecutivo madrileño es reducir en un 50 por ciento el número de coches que entra en la capital cada día. Se trata de un millón de vehículos que dificultan la circulación. Con los nuevos parquímetros, esta cifra se reduciría a la mitad, por lo que se descongestionaría el tráfico y podrían ampliarse las zonas peatonales. Durante el primer año de funcionamiento de los parquímetros (cuando estaban concentrados en la almendra central de la capital), las arcas municipales se embolsaron 18 millones de euros. Medio año después, con la extensión del SER a 13 barrios más de Madrid, la recaudación aumentó a los 30 millones de euros. Hay que tener en cuenta que, durante los próximos años, las tarifas seguirán subiendo. En 2005, se incrementarán entre un 25 por ciento y un 56 por ciento en las plazas azules (para visitantes) y un 38 por ciento en las verdes (para residentes).La oposición ha criticado esta medida. El socialista Manuel García-Herrero, portavoz del PSOE en el área de Movilidad Urbana, ha señalado que el SER “puede servir como instrumento eficaz siempre que se empleen criterios que ayuden a la movilidad, no aquellos que contribuyan a recaudar".El aparcamiento de la plaza de Santo Domingo, que iba a ser soterrado, no sufrirá, de momento, modificaciones. El proyecto de su reforma, que preveía recuperar parte del suelo para disfrute de los peatones, parece haber sido aplazado.Los trabajos no comenzarán antes de 2006, pero el concurso para adjudicar las obras que ensancharán las aceras de la calle Serrano ya se ha puesto en marcha. El Ayuntamiento prevé que los dos kilómetros de esta vía comprendidos entre la calle María de Molina y la Puerta de Alcalá tengan más espacio para los peatones. “No será cortada al tráfico, pero se compatibilizarán las necesidades de movilidad con un mayor espacio para las personas, ya que es la calle comercial más importante de España. El transporte público será prioritario", ha asegurado el delegado de la Oficina del centro, Juan del Álamo.Ni el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ni el consejero delegado de Economía, Miguel Ángel Villanueva, han querido indicar si la reforma implica reducir los actuales cinco carriles de circulación. Sin embargo, responsables municipales han reconocido que será imposible ensanchar las aceras sin hacer disminuir la calzada, según informa el diario “El País".El Consistorio pretende que las obras en superficie coincidan con otras que transcurrirán bajo el trazado de Serrano. Se trata de los trabajos del nuevo túnel ferroviario para el AVE que el Ministerio de Fomento lleva anunciando desde 2001. Una plataforma que se anuncia en Internet ha propuesto a los madrileños circular el próximo viernes, día 29, al máximo permitido en la ciudad: 50 km/h. Con ello, pretende demostrar que los límites impuestos ya no son válidos en los coches actuales, debido a los avances técnicos que incorporan.
Los promotores de esta idea, desarrollada en www.elgranatasco.es.vg, cree que el Estado “se ha puesto manos a la obra para multar a todos los conductores que incumplan las normas de circulación". Además, “prepara el carné por puntos, que nos despojará de un derecho que adquirimos cuando superamos las pruebas teórica y práctica", aseguran. Asimismo, se preguntan por el atasco que se originará cuando todos respeten los límites de velocidad establecidos en las vías. La intención del Ayuntamiento de Barcelona, que pretende cobrar, a partir del año que viene, una tasa de aparcamiento a los residentes, está siendo utilizada por el presidente del grupo municipal de CiU, Xavier Trías, y por el líder del PP en Barcelona, Alberto Fernández, para lanzar campañas contra el alcalde de la ciudad, Joan Clos.

Los mejores vídeos