Más de medio millón de empleos en Europa peligran por el fin de los coches diésel y gasolina

Un nuevo estudio advierte de la posible pérdida de algo más de medio millón de empleos en Europa ante el fin de los coches diésel, gasolina e híbridos.

Más de medio millón de empleos en Europa, amenazados por el fin de los coches diésel y gasolina (Imagen: Seat Martorell)
Más de medio millón de empleos en Europa, amenazados por el fin de los coches diésel y gasolina (Imagen: Seat Martorell)

No cabe duda que el mundo de la automoción se enfrenta a corto y medio plazo a una de sus revoluciones más notables en las últimas décadas, unos severos cambios que supondrán para el año 2035, según las fechas estimadas que manejan las altas estancias de la Comisión Europa, el principio del fin de los coches de combustión, es decir, aquellos vehículos impulsados por motores diésel, gasolina o con algún tipo de tecnología híbrida.

El último y relevante estudio que vaticina las posibles fatales consecuencias que supondría el fin del coche de combustión en Europa ha sido encargado por la Asociación Europea de Proveedores de Automoción (Clepa) a la prestigiosa consultora PwC Strategy&. El dato más relevante de este nuevo informe es el siguiente: algo más de medio millón de empleos en nuestro continente están en peligro ante el fin de la era del coche de combustión.

Según Clepa, la fabricación de todas las baterías, el software y el resto de componentes técnicos de los nuevos vehículos que serán mayoría –los eléctricos y los de pila de combustible de hidrógeno, principalmente- no compensarán la pérdida total de puestos de trabajo, ya que si toda la industria de la automoción se readaptara a los cambios que vienen se recuperarían alrededor de unos 226.000 empleos de los algo más de medio millón que se perderían inicialmente, según el informe citado.

Según el estudio elaborado por PwC, de ese medio millón de empleos que están en peligro, alrededor del 70% de los puestos de trabajo (unas 359.000 personas) desaparecerían en el período de 2030 a 2035, lo cual manifiesta el escaso margen de maniobra que tiene toda la industria de la automoción (tanto las propias marcas de automóviles como el gran conjunto de empresas auxiliares que trabajan codo con codo con los grandes fabricantes).

¿Pagas demasiado por su seguro? Entra en nuestro comparador y ahorra ya

El informe encargado por Clepa también señala que ante los grandes cambios que se avecinan los países de Europa Occidental estarían en una situación mejor para adaptar todo su proceso de industrialización a la nueva era del vehículo eléctrico, mientras que los países del Centro y del Este de Europa estarían peor posicionados y con retos más difíciles para llevar a cabo.

Las reacciones a este nuevo y relevante informe no se han hecho esperar y la Asociación Española de Proveedores de Automoción (Sernauto), a través de su director general, José Portilla, ha querido señalar que “el sector de componentes da empleo de calidad y estable a 225.000 personas de forma directa, de las cuales 72.000 están relacionadas con el sistema de propulsión de motor de combustión interna”.

Por su parte, la secretaria general de Clepa, Sigrid de Vries, también ha afirmado que "las innovaciones de los proveedores de automoción han hecho que la movilidad eléctrica sea cada vez más accesible para los consumidores y un instrumento fundamental para cumplir los objetivos de reducción de emisiones".

 

Hasta 30 países y 6 fabricantes firmarán acabar con los coches de combustión.

Relacionado

Ya hay fecha definitiva para el fin de la fabricación de los coches diésel y gasolina

Opinión: pensemos lo que decimos, ¿fin al diésel o a su impuesto? Foto: iStock.

Relacionado

Opinión: pensemos lo que decimos, ¿fin al diésel o a su impuesto?

Nuestros destacados