Más inversión para arreglar las carreteras

Son muchos los informes que, desde hace unos años, alertan en España sobre el alarmante déficit de conservación que presentan nuestras carreteras. Ahora, para mejorar su mal estado, Fomento se ha comprometido a invertir cada año 1.200 millones de euros en su mantenimiento. ¿Será suficiente?

Bono propone que las autovias manchegas las paguen “los de fuera”
Bono propone que las autovias manchegas las paguen “los de fuera”

Hace apenas tres meses, la Asociación Española de la Carretera (AEC) decidía llevar a cabo una nueva campaña de inspección visual de infraestructuras, alarmada por su aparente déficit de conservación. La conclusión no pudo ser más rotunda: los más de 1.800 tramos evaluados confirmaron el “mal estado" de las vías españolas.Pues bien, el Ministerio de Fomento, alertada desde hace meses por estudios similares, ha decidido escuchar por fin a las asociaciones de automovilistas y se ha comprometido a invertir cada año cerca de 1.200 millones de euros en la conservación de las carreteras. No son los más de 2.400 millones que la AEC considera suficientes para dejar las infraestructuras en estado óptimo, pero es un primer paso.De momento, el Gobierno prepara ya una ley que permitirá acondicionar las autovías más importantes. La reforma será aprobada después del verano y afectará inicialmente a la N-I (carretera de Burgos), N-II (carretera de Barcelona), N-III (carretera de Valencia) y N-IV (carretera de Andalucía). El resto, más adelante.“Nuestro objetivo es invertir 4.500 millones de euros durante los próximos 20 años en la conservación de las carreteras", explica Rodolfo Sáenz de Ugarte, director general de Acex (Asociación de Empresas de Conservación y Explotación de Infraestructuras).Del mantenimiento de las carreteras españolas se ocupa la Administración en un 20 por ciento y las empresas especializadas en un 80 por ciento. Según Sáenz de Ugarte, cada día “se reponen más de 1.600 señales de tráfico, se barren más de 1.000 kilómetros de grava y hay más de 3.000 personas señalizando obras". Este programa, que afectará a 23 tramos, se financiará de un modo distinto al actual.. “La empresa adjudicataria adelantará el 35 por ciento durante los cuatro primeros años y lo irá recuperando en ejercicios sucesivos con el pago fijo de la Administración", afirma Sáenz de Ugarte.El impulso de este nuevo proyecto supondrá, prácticamente, doblar las inversiones en mantenimiento de carreteras. En 1994, el Estado gastó en conservación 425 millones de euros, cifra que, en 2004, se elevó a sólo 524 millones. Ahora, en 2005, se invertirán 1.200 millones de euros.Este aumento acarreará, además, una fuerte disputa entre las grandes constructoras por obtener el contrato de gestión de las vías. Hoy en día, la Administración estima que el negocio de la conservación supone entre un cinco y un ocho por ciento de la facturación total en obra civil.Por otra parte, diversas organizaciones sociales, ecologistas, políticas y sindicales han presentado ya alegaciones al proyecto de Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes (PEIT), elaborado por el Ministerio de Fomento. Estas asociaciones denuncian, principalmente, que el proyecto trata de proveer de contratos a las grandes empresas de infraestructuras, para así compensarles por la retirada del Plan Hidrológico que, en su momento, elaboró el anterior Gobierno del PP.