Los túneles son más seguros que las carreteras

Según la Asociación Española de la Carretera, la accidentalidad que se registra en los túneles es tres veces menor que la que se da en las vías a cielo abierto. A pesar de ello, las consecuencias de un accidente en un subterráneo son mucho peores, por lo que las nuevas infraestructuras se construyen pensando, fundamentalmente, en la seguridad.

El RACE, contra el peligro en los túneles
El RACE, contra el peligro en los túneles

Las galerías de Cuatro caminos o Vielha son un ejemplo de que las últimas infraestructuras españolas están pasando el examen con muy buena nota. En total, los pasos de la red viaria nacional suman más de 200 kilómetros (y hay otros 70 en fase de ejecución) y en ellos se procura que la seguridad sea la misma que la existente en cualquier vía. De hecho, según la Asociación Española de la Carretera, las cifras de accidentalidad en los túneles son tres veces más bajas que en las carreteras en superficie.Sin embargo, las consecuencias de un siniestro bajo tierra son mucho peores que las de otro que ocurra a cielo abierto. Su gravedad, además, aumenta exponencialmente cuanto más largo es el túnel. Los costes económicos y la importancia de estos incidentes han provocado que las autoridades equipen estas infraestructuras con avanzados sistemas de protección. De hecho, la Comisión Europea, tras las tragedias de San Gotardo y Mont Blanc, presentó una directiva para aumentar el nivel de seguridad en los pasos de más de 500 metros de longitud. Esta norma tiene como fecha límite de aplicación el año 2010. El nuevo texto legal obliga a incrementar el control de acceso de los vehículos de mercancías peligrosas, implicados en el 91 por ciento de los accidentes ocurridos en un túnel entre los años 1949 y 2000. Además, los sistemas de ventilación tendrán que optimizarse, con el fin de lograr una evacuación de gases más efectiva.Asimismo, tendrán que mejorar los sistemas de comunicación entre el centro de control de los túneles y los conductores. Éstos dispondrán de una salida de emergencia cada 500 metros.- El 70 por ciento de las víctimas mortales registradas en los túneles han fallecido en galerías con una misma calzada para los dos sentidos de la circulación.
- El túnel de Somport, con 8 kilómetros, es el más largo de España.La Comisión Europea ha establecido una serie de recomendaciones que los conductores deben adoptar si se declara un incendio en un túnel:
- En caso de atasco, se debe aumentar la distancia de seguridad.
- A menos que lo indiquen los servicios de emergencia, no se deben realizar cambios de sentido ni abandonar el coche.
- Si hay una avería, se deben conectar las luces de emergencia y nos detendremos lo más cerca posible del arcén derecho.
- Si se declara un incendio en el vehículo, avisaremos a los servicios de emergencia mediante los postes SOS e intentaremos sofocar las llamas con un extintor.
- Si hay otro automóvil incendiado, habrá que detenerse lo más a la derecha posible, con el fin de dejar el paso libre a los vehículos de emergencia.
- Si hay que caminar por un túnel en llamas, debemos andar agachados y respirar a través de un pañuelo mojado. Los gases tóxicos tardan entre 6 y 10 minutos en llegar al suelo del subterráneo.