Los trabajadores de Daewoo amenazan con volver a la huelga

Los empleados de Daewoo podrían volver a la huelga ante el anuncio que ha hecho la Dirección de la empresa de despedir a 6.884 empleados, lo que supone un 32 por ciento de su fuerza laboral.

Los empleados de Daewoo Motor han amenazado con convocar una nueva huelga para intentar evitar los despidos por parte de la Dirección de la empresa. La decisión sobre si se irá a la huelga será tomada antes del 16 de enero, momento en el cual, de aprobarse, se daría una fecha para los paros.
Los sindicatos consideran que la Dirección debe discutir todas las medidas de reestructuración con los trabajadores. Según el dirigente sindical Choi Jong-hak, "la Dirección está de acuerdo en discutir todos los planes de reestructuración con los trabajadores, pero a la vez anuncia unilateralmente el recorte de 6.800 puestos de trabajo". Daewoo Motor tiene previsto despedir a 6.884 trabajadores, lo que supone el 32 por ciento de su fuerza laboral. Con esta reestructuración se eliminarán 5.994 trabajadores de plantilla de fábrica y 1.390 ejecutivos.
Desde la Dirección de Daewoo se advierte que un nuevo paro será un paso atrás en el intento de resucitar la compañía. La compañía insiste que Daewoo no puede sobrevivir ni un solo día sin la confianza de los acreedores, que acordaron otorgar 576 millones de dólares en préstamos nuevos a la empresa para el primer semestre de 2001, siempre y cuando el plan de reestructuración se lleve a cabo.
Tras la declaración de bancarrota del 8 de noviembre, los sindicatos se habían mostrado de acuerdo con la reestructuración, siempre que se produjese de mutuo acuerdo entre trabajadores y la empresa.
Una muestra de la delicada situación de la compañía coreana es lo ocurrido hace una semana. El pasado jueves su planta principal en Bupyong se vio obligada a parar la producción debido a la carencia de placas de acero. Un día antes, trabajadores de la mayor planta de producción de acero del principal suministrador de Daewoo, Heung-il, dejaron su puesto de trabajo demandando el pago de los sueldos atrasados. Heung-il, por su parte, alega que los impagos de Daewoo producen que tenga problemas de cash flow.
Los datos de las ventas del año pasado y las previsiones para el presente tampoco son demasiado buenos para el tercer fabricante coreano de automóviles. Durante el pasado año, la empresa coreana vendió un total de 833.445 unidades, un 11,9 por ciento menos que en 1999. Las ventas en el mercado interior han caído un 8,8 por ciento mientras que las exportaciones se han reducido en un 13,6 por ciento. Para este año se espera que las ventas de la empresa sigan retrocediendo; el objetivo marcado por los coreanos es vender un total de 620.000 vehículos durante todo el año 2001, de los que 390.000 se venderán en el exterior de Corea del Sur.

Los mejores vídeos