Los sindicatos luchan por el empleo automovilístico

La situación en tres de las factorías más importantes de marcas automovilísticas en España es cada vez más delicada. Te contamos cómo van los conflictos laborales en Seat, GM y Volkswagen.

En Seat continúan las negociaciones, mientras que en la factoría de GM en Figueruelas (Zaragoza) se han concluido sin acuerdo. Durante jueves y viernes se reúne, de manera extraordinaria, el comité europeo de GM. En estas reuniones se va a exponer la decisión de los trabajadores españoles de no aceptar la oferta hecha por la dirección de General Motors Europe y que puede conllevar la pérdida de gran parte de la producción del modelo Meriva.

Los responsables sindicales de la planta zaragozana “no quieren entrar en una especie de subasta" para conseguir la producción del Meriva a cualquier precio.
La dirección de Landaben (Navarra), la factoría de Volkswagen en la que se monta el modelo Polo, presentó hace unos días las propuestas de convenio colectivo. Como no han convencido a los empleados, éstos presentan ahora su contraoferta.

La dirección ofrece aumentos salariales acordes al IPC real entre 2005 y 2008, condicionados al comienzo de un turno el domingo por la noche y a la equiparación del trabajo de sábado al de cualquier día de diario. Los sindicatos de la factoría barcelonesa de Martorell han anunciado la creación de tres plataformas –industrial, comercial y social- para trabajar en alternativas al despido de 1.400 personas que propone la empresa. Seat ha anunciado una reducción de la producción para este año en torno al 10 por ciento y ello conlleva un descenso de los salarios y un recorte en los puestos de trabajo.

El presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, cree que es necesario un cambio en la política comercial y la definición de la ubicación de la marca dentro del consorcio Audi-Volkswagen. Ahora mismo no se sabe si la firma de origen español está bajo los auspicios de Volkswagen o bajo los de Seat. Para el responsable de la CGT, hay que hacer hincapié en que la gente conozca que los coches de Seat se hacen gracias “a la experiencia de Audi y de Volkswagen".

Además de los grupos de trabajo, los sindicatos han anunciado la creación de una comisión que se encargue de organizar movilizaciones para reivindicar protagonismo ante administraciones públicas, para “defender el empleo en Seat y conservar el tejido industrial de Cataluña". De hecho, las protestas en la planta de Martorell comienzan ya este mismo viernes, con el paro de una hora por turno para explicar las medidas de presión y las alternativas de los sindicatos.