Los Quince deberán explicar las medidas adoptadas para reciclar vehículos

Alemania es el único país de la Unión Europea que ya ha adaptado a su legislación la directiva sobre reciclaje de coches usados, aprobada en septiembre de 2000. Bruselas, cansada de esperar, ha enviado una carta a los estados miembros para que respondan, antes del 6 de agosto, sobre las medidas adoptadas para reciclar vehículos.

Las ventas de turismos vuelven a descender en noviembre
Las ventas de turismos vuelven a descender en noviembre

La Comisión Europea ha emplazado a los estados miembros de la UE a que respondan sobre las medidas adoptadas para transponer la directiva sobre reciclaje de automóviles usados. Los Quince deberán contestar antes del próximo 6 de agosto.

Bruselas ya envió el pasado 6 de junio una carta de emplazamiento - primera fase del procedimiento de infracción- a los países miembros por no haberle notificado la transposición de dicha directiva dentro del plazo fijado, que expiró el pasado 24 de abril. La respuesta no ha llegado todavía, lo que ha obligado al organismo europeo a lanzar la advertencia con fecha límite.

Fuentes comunitarias han subrayado que es muy difícil que se produzca una contestación antes del plazo fijado, ya que la mayoría de las administraciones comunitarias se encuentran de vacaciones, un problema que deberá solventar el Gobierno europeo en los próximos días.

La directiva de la Unión Europea obliga a reciclar todos los vehículos usados en Europa a partir de 2007. Además, la ley señala que los fabricantes de automóviles puestos en circulación después del 1 de enero de 2001 deberán asumir el coste de esta operación. El principal objetivo es conseguir que el 80 por ciento del material de un coche sea reutilizable.

A partir de 2003, entrará también en vigor una norma que prohibirá construir vehículos con materiales como cadmio, mercurio u otros metales pesados, para evitar la polución que hasta ahora producían los residuos de chatarra.

Alemanía, adaptada al reciclaje
Alemania se ha convertido en el único estado miembro de la UE que ya ha adaptado a su legislación la directiva comunitaria sobre reciclaje de vehículos usados.

Sin embargo, también ha recibido una advertencia del Ejecutivo comunitario por no haberle informado de las medidas que utilizará para llevar a la práctica la nueva ley.