Los fabricantes de automóviles planean recortar más sus costes

La crisis en el sector no ha hecho más que empezar. Las expectativas para 2002 apuntan a una caída en la venta de automóviles en Europa de entre el 2 y el 4 por ciento (un bache no tan profundo como se esperaba a mediados de este año). Estos datos van a ser aprovechados por los fabricantes para poner en marcha una serie de estrategias que recorten los gastos; aunque ya se sospecha que en 2003 se vivirá otro repunte de ventas en nuestro continente.

Tras el encuentro mantenido ayer en Barcelona de empresarios de la automoción, los proveedores de componentes para el automóvil y los concesionarios han empezado a ver que las nubes negras que parecía que iban afectar a todo el sector automovilístico les van a perjudicar, sobre todo, a ellos.

La explicación es clara, los fabricantes, ante la bajada en ventas de este año y de la previsión nada positiva para 2003, han optado por mantener sus beneficios a costa de recortar costes. ¿De dónde? Pues fundamentalmente de los procesos de fabricación, las compras a proveedores y de la distribución.

Al menos, las palabras del vicepresidente de Renault, Alain Pierre De Smedt, así lo anuncian. Según el ejecutivo de la marca francesa, entre su compañía y Nissan se ahorrarán un 10 por ciento en sus gastos en compras. Sin embargo, este porcentaje sólo es un punto dentro del plan previsto por ambas empresas, gracias al cual se esperan ahorrar 3.000 millones de euros (unos 500.000 millones de pesetas) en un plazo de tres años. El 51 por ciento será asumido por los proveedores; el 21 por ciento, por la red de distribución, aprovechando sinergias entre los concesionarios de Nissan y Renault; un 11 por ciento, por la reducción de costes al aprovechar, por ejemplo, la fabricación de un menor número de plataformas (entre ambas empresas, se pasará de 44 a 10); el resto se ahorrará en ingeniería y otros conceptos.

Un aspecto que se puede destacar de la ponencia del francés es que Renault y Nissan intentarán vender el 70 por ciento de sus vehículos bajo pedido.

De Smedt aclaró, ante el malestar de proveedores y concesionarios, que no se les pedirá nada que ellos no hayan puesto antes en marcha en sus plantas.

Fiat también piensa reducir costes

En el mismo seminario, el XVI Encuentro de Empresarios de Automoción, organizado por la escuela de negocios IESE, el vicepresidente de Ventas de Fiat, Juan José Díaz Ruiz, aseguró que la estrategia del grupo italiano se centraría más en el aumento de la calidad de los procesos de venta y el lanzamiento de nuevos modelos: ocho en los próximos doce meses y otros siete en 2003.

Los concesionarios no están tranquilos

Por supuesto, ante estas declaraciones y las medidas que han ido poniendo en marcha las marcas durante este año para mejorar el servicio de sus concesionarios, éstos insisten en que se permita que los puntos de venta puedan vender modelos de diferentes marcas.

La introducción de nuevos servicios, la ampliación de los horarios y otras novedades que están exigiendo los fabricantes a los concesionarios son los principales motivos de éstos para "plantarse" y empezar a reclamar algunas medidas que mejoren sus negocios.

Los mejores vídeos