Los coches sin etiqueta de la DGT, responsables del 50% de las emisiones contaminantes

La OCU lo ha dejado claro en su último estudio: los coches más viejos, los que no tienen etiqueta de la DGT, son los responsables del 50% de las emisiones contaminantes.

Sylvia Longás - slongas@mpib.es

Los coches sin etiqueta, responsables del 50% de las emisiones contaminantes
Los coches sin etiqueta, responsables del 50% de las emisiones contaminantes

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) acaba de publicar un estudio sobre las emisiones reales de los coches en circulación, en el que señala que el 15 por ciento de los vehículos, los más antiguos y que por tanto carecen de la etiqueta medioambiental de la DGT, son los responsables de más del 50 por ciento de las emisiones contaminantes.

Para este estudio de la OCU, que se ha llevado a cabo con la colaboración de OPUS RSE, se han realizado a lo largo de este año más de 376.000 mediciones de 280.000 vehículos en condiciones reales de circulación en los accesos a la circunvalación madrileña M30. Se han utilizado, para la medición, detectores con espectroscopia óptica que analizan los gases que salen del tubo de escape de cada vehículo, y permiten medir la cantidad de contaminantes que emiten a la atmósfera.

Un 15% de los coches que circulan por Madrid no tienen etiqueta

De los datos del estudio se deduce que el 85 por ciento de los vehículos que circulan en Madrid cuentan con etiquetas medioambientales. De este porcentaje, el 40 por ciento tienen distintivo C y B a partes iguales, un 4 por ciento lleva la etiqueta ECO y solo el 1 por ciento luce la etiqueta CERO. El 15 por ciento restante son vehículos sin etiqueta, es decir, coches diésel matriculados antes de 2006 y de gasolina anteriores al año 2000.

Con las conclusiones en la mano, la OCU denuncia que ese 15 por ciento de coches sin etiqueta es el responsable de más del 50 por ciento de las emisiones de óxidos de nitrógeno. El porcentaje se eleva al 68 por ciento para las partículas en suspensión, todas las partículas sólidas y líquidas que se encuentran suspendidas en el aire, la mayor parte de las cuales tienen un efecto negativo en la salud de los ciudadanos.

Los coches con etiqueta C contaminan muy poco

Otra de las conclusiones que se extrae del estudio de la OCU es que, en condiciones reales de circulación, los turismos con etiqueta C más nuevos y de menor potencia (sobre todo los gasolina) contaminan tan poco como muchos de los vehículos con etiqueta ECO (vehículos de hibidración suave, híbridos no enchufables y los que funcionan con gas natural y gas licuado de petróleo GLP) y algunos con etiqueta CERO, ya que se ha detectado que tres de cada cuatro híbridos enchufables circulan con la batería eléctrica agotada.

No obstante, a la hora de establecer restricciones medioambientales a la circulación, los coches con distintivo C y emisiones similares a los de etiquetas CERO y ECO, no pueden circular por las zonas de bajas emisiones. La OCU cree necesario modificar el sistema de concesión de etiquetas para que se tengan en cuenta las emisiones reales y no la tecnología del motor que utilizan.

La OCU pide un Plan Renove para mejorar el parque de vehículos

La Organización de Consumidores y Usuarios considera necesario restringir la circulación de los vehículos más contaminantes. Para ello pide la puesta en marcha de un nuevo Plan Renove que se centre en la sostenibilidad y que vaya dirigido a la renovación de los coches que más contaminen. El nuevo Plan, apunta la OCU, no debería estar limitado a la compra de coches con etiquetas ECO y CERO, ya que también deberían incluirse los vehículos nuevos con etiqueta C, que en la práctica tienen un nivel de emisiones comparable y resultan más baratos. Todo ello facilitara la rápida sustitución de los vehículos que más contaminación generan por otros con menor impacto en la calidad del aire.