Los camioneros chilenos circulan hacia Santiago

Los empresarios del transporte de mercancías por carretera chilenos inician una marcha de cuatro días hacia la capital para protestar por la situación del sector.

La Confederación Nacional de Dueños de Camiones inició ayer, martes 29, una marcha pacífica hacia Santiago para protestar por la política gubernamental para el sector y en demanda de mejoras gremiales.
La llamada ¿Marcha del Sur¿ se inició en la sureña ciudad de Ancud y recorrerá 1.132 kilómetros hasta llegar a la capital. En el desfile inicial participaron unos 100 vehículos, aunque se espera que dentro de cuatro días sean unos 1.200 camiones los que lleguen a Santiago. Al final de la primera jornada, la marcha la componían unos 180 vehículos, que circulaban a una velocidad media de 50 km/h y ocasionaron retenciones superiores a los cinco kilómetros.
El presidente de la Confederación de Dueños de Camiones, Héctor Moya, cuenta con el apoyo de los propietarios agrícolas del sur del país y de los empresarios de la construcción y de la industria. Estos sectores se sumaron a la protesta como ¿una forma de solidarizarse por los problemas que también nos aquejan y que el Gobierno tampoco ha sido capaz de dar solución¿. Sin embargo, ni los conductores de los camiones ni algunas confederaciones provinciales de transporte de carga respaldan la marcha.
Los empresarios demandan una rebaja del impuesto sobre el Diesel y medidas que contribuyan a reducir el endeudamiento financiero que afecta al 50 por ciento del gremio. La creación de un registro nacional de vehículos de carga y transporte y un acuerdo internacional sobre transporte camionero completan las peticiones al Gobierno.
¿Pretendemos que nuestra voz llegue muy fuerte a Santiago, especialmente al Palacio de La Moneda¿ afirmó el dirigente empresarial Héctor Moya.
El viceministro de Transportes, Patricio Tombolini, asegura que ¿la mesa de conversaciones con los camioneros sigue puesta¿ y reitera que fueron los empresarios los que decidieron abandonar unilateralmente las conversaciones.
Moya ha advertido al Ejecutivo que convocará un paro nacional para el 5 de octubre si no se cumplen los compromisos firmados con el anterior Ejecutivo, presidido por Eduardo Frei. Una huelga similar de transporte paralizó el país durante dos meses en 1973, cuando gobernaba Salvador Allende. Esa huelga también se inició un 5 de octubre.