Lo último en seguridad vial: maniquíes por las calles disfrazados de policías

En la India ya hay ciudades que experimentan con un nuevo método de control del tráfico: maniquíes disfrazados de falsos policías para tener un efecto disuasorio para quienes incumplen las normas.

Lo último en seguridad vial: maniquíes por las calles disfrazados de policías
Lo último en seguridad vial: maniquíes por las calles disfrazados de policías

La noticia no deja de ser simpática, pero por lo visto funciona. En la India, cansadas ya las autoridades del exceso de tráfico, de los millones de vehículos y del incumplimiento general de normas básicas de circulación, comienzan a experimentar con nuevos métodos de control y vigilancia. Y el más sorprendente que hemos conocido en los últimos días nos lleva, directamente, a la ciudad de Bangalore.

Allí, la policía ha ideado un método de lo más curioso: disfrazar de agentes a maniquíes y colocarlos por las calles de la ciudad. El objetivo es provocar un efecto disuasorio en los conductores que, alertados desde lejos por la teórica presencia de policías, se obligan a respetar las normas de circulación y las velocidades máximas establecidas.

La mecánica es muy sencilla. Los maniquíes se disfrazan con el habitual uniforme de la policía de la ciudad, incluyendo sombrero y gafas de sol, y se ubican en emplazamientos donde habitualmente se colocan agentes de la autoridad. Y si piensas lógicamente que esta práctica solo funciona el primer día, y no una vez que conoces el engaño, te equivocas: las autoridades cambian continuamente su ubicación **y la **alternan con agentes de tráfico reales en estas mismas posiciones periódicamente.

De momento, y hasta saber si esta acción será permanente y se extenderá a otras ciudades del país e incluso a otras zonas del mundo, la idea se ha hecho viral en todo el planeta. La población incluso inunda estos días las redes sociales con selfies junto a los falsos agentes de tráfico. En este artículo puedes ver varios ejemplos.