Estas son todas las multas de la DGT por velocidad y cuándo el exceso es ya delito

La DGT, a través de su revista Tráfico y Seguridad Vial, nos recuerda todas las sanciones y multas por velocidad tras los nuevos límites y, sobre todo, a partir de cuándo se considera ya delito castigado por el Código Penal.

Estas son todas las multas de la DGT por velocidad y cuándo el exceso es ya delito
Estas son todas las multas de la DGT por velocidad y cuándo el exceso es ya delito

Nunca está de más tomar conciencia de las consecuencias que tienen los excesos de velocidad. Más si cabe cuando, hace apenas un año, la DGT ha introducido importantes novedades en los límites, como el nuevo reducido a 90 km/h en muchas carreteras convencionales en España. Pero también es importante recordar de vez en cuando qué implica cada exceso concreto y cuándo se considera ya delito, lo que implica la entrada del Código Penal en la infracción.

Aprovechando toda esta información, la DGT publica esta semana un interesantísimo artículo en su revista Tráfico y Seguridad Vial, donde nos muestra todas las claves de un tipo de infracción, el del exceso de velocidad, que acarrea al año nada menos 2,6 millones de multas en todo el país (excluyendo Cataluña y País Vasco, con la competencia en tráfico transferida): supone el 62% del total, por encima de no llevar el cinturón de seguridad (97.000 multas), usar el móvil (91.00) o el alcohol (73.400), siempre según datos de 2018.

Estas son todas las multas de la DGT por velocidad y cuándo el exceso es ya delito

Estas son todas las multas por velocidad. Fuente: DGT

A través de un cuadro que puedes ver justo sobre estas líneas, la DGT nos recuerda límite a límite a partir de qué velocidad nos pueden multar, si supone la retirada de puntos del carné y cuántos, y la sanción económica que hay que afrontar en cada tramo de velocidad. Sin embargo, Tráfico nos alerta especialmente de cuándo se considera un exceso ya delito.

En concreto, el Código Penal define que es delito cuando “el que condujere un vehículo a motor o un ciclomotor a velocidad superior en 60 km/h en vía urbana o en 80 km/h en vía interurbana a la permitida reglamentariamente". Es decir, circular a 110 km/h o más en una vía urbana limitada a 50 km/h sería perseguido ya como un delito, lo mismo que superar los 90 km/h en calles con límite de 30; los 170 km/h en carreteras convencionales con límite de 90 o alcanzar los 200 en autopistas de 120 km/h.

Aunque el número de excesos de velocidad constitutivos de delito no son demasiado numerosos (en 2018 se abrieron 842 procedimientos ante los más de 2,5 millones de sanciones por exceso de velocidad), sí preocupan especialmente a la DGT por su gravedad y por su función ejemplarizante, elevándose como “un indicador del grado de fiscalización a los conductores en materia de velocidad". Por provincias, entre 2016 y 2019 es en Madrid donde más grandes excesos de velocidad se registran.