Las ITVs evitaron 400 muertes en 2006

Las inspecciones técnicas de vehículos evitaron en 2006 más de 400 víctimas mortales, casi 12.000 heridos y cerca de 8.500 accidentes, según el estudio realizado por la Universidad Carlos III de Madrid y patrocinado por FITSA (Fundación Instituto Tecnológico para la Seguridad del Automóvil).

El catedrático de esta universidad madrileña, José Luis San Román, presentó ayer las conclusiones de este informe, que destaca que 1,6 millones de turismos de los 8,5 millones inspeccionados el año pasado, no pasaron la ITV.El estudio señala que las principales causas de estos rechazos se debieron a sistemas vitales para la seguridad vial, como son los frenos y los neumáticos. Además, el 17,3 por ciento de los defectos graves detectados fueron por emisiones contaminantes, de las cuáles los coches de gasolina superaron el doble a los de diesel.

San Román destacó también que un 14 por ciento de defectos leves registrados en los sistemas de luces o en la mala colocación de la matrícula podrían haberse evitado con un "buen mantenimiento previo" y señaló que los vehículos con mayor antigüedad presentaron los defectos más peligrosos para la seguridad vial. Los turismos con más de diez años de vida fueron los que registraron mayor grado de absentismo en la inspección periódica y según el catedrático existe un 15 por ciento de vehículos que se "saltaron la revisión en el momento indicado".

San Román dijo que si este porcentaje de turismos hubiera acudido a su revisión en el momento adecuado se hubieran evitado 1.500 accidentes y cerca de 75 muertes. Según los datos de la DGT, el número de turismos que debería haber pasado la inspección periódica en 2006 ascendió a más de 12 millones de turismos, y tan sólo se inspeccionaron (según los datos de Fitsa) 8,5 millones. Por ello, el responsable de este estudio pidió a la Administración que se revise el sistema de periodicidad bianual de las inspecciones, ya que "el 40 por ciento de los usuarios se despistan" y no pasan las inspecciones cada dos años sino cada tres o cuatro.

En este sentido apostó por una inspección anual a partir del quinto año de vida de un vehículo que "se traduciría en un beneficio social de 46 euros por vehículo inspeccionado" en términos de reducción de emisiones y mejora de seguridad vial. Actualmente existen en toda España 301 estaciones de ITV y 766 líneas de inspección y la Administración establece como obligatorio pasar la primera ITV a los cuatro años de vida del vehículo, y luego cada dos años hasta alcanzar los 10 de antigüedad, a partir de ese momento las inspecciones deben realizarse de forma anual. El subdirector general de Calidad y Seguridad Industrial del Miniesterio de Industria, Antonio Muñoz, aseguró ayer que contamina igual un coche de hace diez años "que ha tenido un buen mantenimiento" que otro "recién salido al mercado". Muñoz dijo que la única diferencia entre coches viejos y nuevos está en las nuevas tecnologías, y que "el mayor emisor de CO2 que existe en el mundo son las vacas, mientras comen y rumian". Muñoz apoyó el nuevo impuesto de matriculación "verde" que "prima las nuevas tecnologías que permiten bajar esas emisiones".