La UE propone liberalizar el mercado de repuestos

Hoy por hoy, no todos los talleres, sobre todo si no so son oficiales, tienen autorización para vender piezas de recambio de muchos vehículos. Esta situación, muy perjudicial para el automovilista, puede cambiar muy pronto. La Comisión Europea ya ha presentado una propuesta para la apertura del mercado de las llamadas piezas “visibles" de repuesto. La parte mecánica tendrá que esperar.

Los talleres niegan el uso de piezas usadas
Los talleres niegan el uso de piezas usadas

El impulsor de esta importante iniciativa es el comisario europeo de Mercado Interior, Frits Bolkestein. Él mismo presentó ayer en Bruselas, ante el pleno del Parlamento europeo, la propuesta para la apertura definitiva del mercado de piezas de repuesto. Para ello, antes habrá que modificar la actual directiva sobre diseños y modelos, una estrategia que la UE ya ha puesto en marcha.El objetivo de la propuesta, en palabras de Bolkestein, es “ofrecer a los consumidores la mejor elección al mejor precio", siempre que compren piezas de repuesto visibles, tales como capós de coches, parachoques, puertas, faros y parabrisas. Eso sí, la nueva normativa no afectaría a las piezas “no visibles", como el apartado mecánico, ni a los componentes de los vehículos nuevos. La propuesta, por tanto, incidiría en el 25 por ciento del mercado total de piezas de recambio.La intención de Bruselas es introducir también en la actual directiva “una cláusula de reparación", en la que se establecería que los fabricantes independientes de piezas de repuesto pueden reproducir y comercializar en el conjunto de la UE los componentes visibles, “para reparar o restaurar la apariencia original de un producto".Bolkestein considera que esta iniciativa forma parte de “un compromiso equilibrado entre los intereses de los fabricantes de automóviles, los fabricantes independientes de repuestos, consumidores y aseguradores". Con esta actuación, la CE espera que las piezas de recambio sufran una rebaja en su precio de entre un seis y un diez por ciento, que es la diferencia de precio que pagan por ellas a día de hoy los países que están sujetos a la protección de modelos.España, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Holanda y Reino Unido son actualmente los únicos “antiguos" miembros de la UE que ya han liberalizado este mercado. En otras naciones, en cambio, si una persona necesita un recambio exterior para su coche tan sólo puede obtenerlo del propio fabricante, lo que la UE considera “injustificable y contrario a la competencia".Para Bolkestein, “los fabricantes de vehículos y sus abastecedores de componentes se encuentran en una situación de monopolio en este mercado, porque pueden invocar la protección de los modelos para impedir a la competencia que las produzcan".

Los mejores vídeos