La normativa estadounidense de ahorro de combustible no es eficaz

Las normas para el ahorro de combustible en Estados Unidos, que obligan a los fabricantes a producir coches con consumos más bajos, "no son una buena política", según Richard Wagoner, presidente de General Motors, ya que no tienen en cuenta la creciente demanda de vehículos grandes, como los todo terreno.

"La mayoría de las buenas intenciones se han perdido con la aplicación de estas normas", afirmó Wagoner, quien comentó que la Academia Estadounidense de la Ciencia está elaborando un estudio que recomendará en qué medida deben cambiarse las mecánicas de los coches para conseguir un consumo más ajustado.

General Motors, junto a otras empresas automovilísticas, se ha opuesto a las leyes que obligan a producir vehículos con consumos más bajos amparándose en una norma de 1975. Esta ley cifra el gasto medio de combustible que debe garantizar un fabricante en 27,5 millas por galón para los turismos (1 milla=1,6 km; 1 galón=3,7 litros) y 20,7 mpg para los todo terreno.

Si estas cantidades se aumentan en 3 millas por galón, como ha propuesto el Gobierno estadounidense, General Motors se vería obligado a dejar de fabricar sus 4x4, produciendo vehículos más pequeños. Éstos tendrían un menor gasto de combustible, pero darían menos beneficios.

Los mejores vídeos