La nieve vuelve a las carreteras españolas

En Cataluña se ha activado el plan de emergencias por nevadas, pero no es la única Comunidad afectada por el nuevo temporal: según Protección Civil, la nieve aparecerá hoy en 11 Comunidades Autónomas.

La nieve vuelve a las carreteras españolas
La nieve vuelve a las carreteras españolas

El temporal ha entrado por Cataluña, donde ayer nevaba incluso a nivel del mar en la Costa Brava. Más de 30 carreteras de esta comunidad, sobre todo en Girona, se vieron afectadas por la nieve. El Servei Català de Trànsit obligaba a usar cadenas en 18 de estas vías y prohibía la circulación de camiones a lo largo de la N-II, en el paso fronterizo de la Junquera, y de la N-230, en el túnel de Vielha. Sin embargo, en el lado francés, las carreteras estaban totalmente despejadas. Por la noche, la C-59, a su paso por Sant Feliu de Codines, permanecía cortada. Más al sur, en Valecia y Alicante, el hielo era el protagonista. Todavía esta mañana permanecen cortadas seis carreteras de la red secundaria de estas provincias, a consecuencia del mal estado de la calzada. Las placas de hielo –conservadas por los más de diez grados bajo cero que se han registrado en algunas zonas durante esta noche- impiden la circulación por algunos tramos de la CV-657, la CV-655, la CV-650, la CV-780, la CV-770 y la CV-712. Hoy -según ha informado la Dirección General de Protección Civil- la nieve reaparecerá en 11 comunidades autónomas y en cotas bastante bajas. Los conductores de Guadalajara tendrán que extremar las precauciones, ya que se esperan nevadas a menos de más de diez centímetros de espesor. Ya se ha avisado del riesgo del temporal a las autoridades de Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla La Mancha, Castilla y León, cataluña, La Rioja, Madrid, Navarra y País Vasco. En Baleares, además de nieve, se esperan fuertes vientos, que pueden llegar a alcanzar los 80 kilómetros por hora en las islas de Menorca y Mallorca. El invierno se resiste a abandonar España. En lo que va de año, las quitanieves han tenido que hacer horas extras en tres ocasiones. Durante los días 12 y 13 de enero, se vivió el fin de semana más duro del invierno: Más de 200 pueblos aislados, 6 comunidades en alerta, 8 grados bajo cero en algunos termómetros, cientos de camiones bloqueados, 20 puertos cerrados al tráfico... Sin embargo, Tráfico pecó de precavido y recomendó no circular por algunas regiones donde el temporal pasó desapercibido, con el consiguiente enfado de los hosteleros de la región.A finales de enero, se vivió la situación contraria: la nieve pilló de improvisto a Burgos, que permaneció bloqueada. La N-I quedó colapsada y la A-1 se hizo prácticamente intransitable a su paso por la Brújula.La primera semana de febrero las inundaciones se sumaron a las nevadas. Las lluvias provocaron desprendimientos sobre algunas vías cántabras y la nieve cerraba el paso en varios altos de montaña.

Los mejores vídeos