La Guardia Civil, de estreno

A partir de enero, las parejas de la Guardia Civil se separan, pero, eso sí, los agentes que tengan que patrullar en solitario irán equipados con la última tecnología. Controlarán la velocidad mediante láser, cambiarán los talonarios de multas por terminales informáticas, probarán sus sanciones mediante fotografías e, incluso, grabarán las conversaciones con los conductores.

La Guardia Civil, de estreno
La Guardia Civil, de estreno

La reforma de la Ley de Tráfico ha endurecido las multas por exceso de velocidad y la Guardia Civil quiere estar preparada para hacer cumplir la nueva normativa. En el año 2002, algunos agentes tendrán que comenzar a patrullar en solitario, pero, como apunta el director general de la DGT, Carlos Muñoz-Repiso, "la pareja sigue siendo pareja", ya que actuarán muy cerca los unos de los otros para apoyarse en situaciones de peligro.

Además, estas patrullas unipersonales irán "armadas" con la última tecnología. Sus coches irán equipados con sistema de grabación de vídeo y de audio (Tráfico ha adquirido 300 de estos vehículos) y cámaras fotográficas digitales (se han comprado 1.150 unidades, que también llevarán los agentes que patrullan en moto).

También se estrenan los denominados LIDAR, unidades de sistema láser que permiten detectar un exceso de velocidad a doble distancia y pueden ser instaladas en cualquier lugar, al contrario de lo que ocurre con los actuales radares. Dichos mecanismos ya son todo un clásico en otros países como el Reino Unido, EE.UU. y Alemania.

Así, la Guardia Civil ya no tendrá que detener a los infractores, porque sus "pruebas" serán suficientes para tramitar la denuncia y, si ponen una multa, ya no tendrán que escribir en los talonarios, sino que contarán con terminales digitales conectados a las bases de datos de las diferentes jefaturas provinciales de Tráfico.

Aunque la Benemérita agilizará su actuación, el trámite de las multas se ha ralentizado. La nueva normativa da un plazo máximo de un año a la Administración para que comunique al conductor la denuncia y da hasta otro año para tramitar el expediente sancionador. Un conductor que exceda la velocidad en junio de 2002 podrá enterarse de que le han "cazado" en junio de 2003 y no sabrá qué sanción le aplican hasta junio de 2004. A mediados de enero, cuando entre en vigor la reforma de la Ley de Tráfico, también se tendrá que vigilar el uso del móvil por parte de los conductores, pero esta tarea recaerá principalmente en los agentes de la Policía Municipal, ya que es precisamente en las ciudades donde más se usan estos teléfonos mientras se conduce.

La DGT también ha anunciado que se incrementarán los controles sobre la alcoholemia, se realizará una vigilancia especial a los itinerarios frecuentados por los ciclistas y a los transportes clandestinos de viajeros, así como a los tiempos de conducción y descanso.