La Gremial del Taxi rechaza la sentencia que prohibe el pluriempleo a los taxistas

El reglamento municipal, que data de 1979, obliga al poseedor de una licencia de taxi a dedicarse a este empleo en exclusiva. Esta norma, que afecta a 500 profesionales del volante en Madrid, ha sido confirmada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en una sentencia que ya ha originado las primeras protestas.

Los taxistas dueños de una licencia no pueden tener otro empleo, según recoge el reglamento municipal, que data del año 1979. Sin embargo, la Asociación Gremial del Taxi no está de acuerdo con esta medida, corroborada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en una sentencia que da la razón al Ayuntamiento en este punto, señalando que el ser poseedor de una licencia de taxi exige dedicación plena al servicio público que se presta.

Eladio Núñez, portavoz de la Gremial del Taxi, se mostró contrario a esta incompatibilidad laboral e insistió en que "esta sentencia y otras que puedan venir en el mismo sentido pueden ser recurridas ante el Tribunal Supremo".

Núñez es partidario de que se aplique la Ley de Incompatibilidades, pero no en el sector del taxi, ya que "a los taxistas asalariados y a los que tienen una licencia anterior a 1979 no les afecta". Asimismo, opinó que todos los que trabajan en este sector "deberían tener el mismo status".

Desde la Gremial se apoya el proyecto de reglamento que prepara la Comunidad de Madrid y que será el desarrollo de la nueva Ley de Ordenación de los Transportes. En dicho borrador no se recoge esta dedicación en exclusiva. Núñez calificó de "incomprensible" que no se haya sustituido aún el reglamento del taxi, que tiene 22 años de antigüedad.

En Madrid existen 15.629 licencias y hay más de 20.000 personas trabajando en el sector del taxi, de los que 500 (según datos de la Asociación Gremial) cuentan con dos trabajos. Los profesionales afectados consideran que esta obligación de tener un sólo empleo vulnera sus libertades.

El Ayuntamiento, satisfecho con la sentencia
El Consistorio madrileño mostró ayer su satisfacción respecto a esta sentencia, ya que confirma la línea marcada por el Reglamento de Transportes Urbanos e Interurbanos en Automóviles Ligeros, aprobado el 16 de marzo de 1979, cuyo artículo 17 contempla la incompatibilidad laboral de los taxistas con licencia.

El Ayuntamiento ha justificado esta norma indicando que "tratándose de un servicio público que exige una atención permanente y constante por parte de los conductores, compatibilizar este trabajo con otra actividad podría ir en detrimento de la seguridad vial y de la calidad del servicio que se presta a los ciudadanos".

Los portavoces de los grupos de la oposición también valoraron positivamente este fallo judicial. Así, Julio Misiego, de Izquierda Unida, comentó que la sentencia "recoge las reivindicaciones del grueso de los taxistas, que veían un problema serio en la compatibilidad de licencia y otro trabajo".

Según Misiego, la primera repercusión de este dictamen se notará en el empleo, ya que los 500 profesionales del volante afectados "deberán elegir" entre la licencia y su otro empleo, lo que podría dar lugar a un mayor número de asalariados.