La autovía de Castilla, "un gran corredor vertebrador"

Ya está en marcha la última fase de la autovía de Castilla, una carretera que unirá Salamanca con Portugal y que el ministro de Fomento, Álvarez Cascos, ha calificado como "un gran corredor vertebrador".

Nace con vocación internacional; al menos, así lo cree Álvarez Cascos, quien ha asegurado que esta autovía "sitúa en la provincia de Salamanca un gran corredor vertebrador no sólo de Castilla y León, sino de las redes españolas y transeuropea, pues es uno de los corredores para canalizar los flujos de tráfico entre Portugal, España y Francia".

Ayer se comenzó la tercera fase, la última antes de su puesta a punto. En dicha fase, se creará una vía que unirá los municipios de Martín de Yeltes y Ciudad Rodrigo. Estará en funcionamiento en treinta meses y se aprovechará la actual carretera N-620 como calzada derecha en la mitad de su recorrido, construyéndose dos calzas completamente nuevas.

Por otra parte, ya están proyectados todos los tramos de la autovía transversal que unirá el Mediterráneo con Extremadura. Según Álvarez Cascos, los trabajos se están realizando con "agilidad y en los plazos normales".