La autopista de peaje Madrid-Toledo llegará hasta la M-40

Toledo y Madrid, cada vez más cerca. El ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, y el presidente de Castilla La Mancha, José Bono, acaban de firmar lo que han calificado de "acuerdo histórico": la futura autopista de peaje que unirá Toledo y Madrid, llegando hasta la M-40.

La futura autopista de peaje unirá Toledo y Madrid, hasta la mismísima M-40 (circunvalación madrileña), y, si fuera necesario, se alargará hasta la futura R-5, una de las futuras radiales de la capital. Con ello, pretenden descongestionar el intenso tráfico que sufre cada día la N-401.

También prevén la construcción de una variante que será común para dicha autopista y la autovía Maqueda-Cuenca. Dicha variante discurrirá por el norte de Toledo y conectará con la carretera de Ávila y con la variante de Bargas y Mocejón.