Hidrógeno con aceite, el nuevo invento revolucionario y… ¿el sistema de propulsión del futuro?

El hidrógeno se plantea como el sistema de propulsión del futuro y una empresa ha conseguido un invento revolucionario para asentar esta tecnología.

Hidrógeno con aceite, el invento revolucionaro que puede ser el sistema de propulsión del futuro
Hidrógeno con aceite, el invento revolucionaro que puede ser el sistema de propulsión del futuro

La industria del automóvil está viviendo un momento único. El salto a la movilidad eléctrica a marchas forzadas aún plantea muchos interrogantes, como las autonomías o los tiempos de carga. Sin embargo, estos escollos son casi inexistentes con la utilización del hidrógeno para llenar las baterías de los futuros coches eléctricos.

La propulsión mediante hidrógeno lleva muchos años en desarrollo. Sin duda, el modelo más conocido es el Toyota Mirai, que emplea esta tecnología y se beneficia de todas sus ventajas. Para que te hagas una idea, la berlina tiene una autonomía de 650 kilómetros en nuestra última prueba y apenas necesita cuatro minutos para recargarse por completo, tiempos que poco difieren de un vehículo con motor de combustión.

Pero el hidrógeno, que aporta energía eléctrica combinándolo con oxígeno y se puede producir de manera sostenible a partir de agua (de los tubos de escape solo sale vapor), es un gas muy volátil y aquí está su principal problema. El transporte y gestión del hidrógeno es demasiado complejo para que sea económicamente rentable. Al menos hasta ahora, pues los últimos avances podrían haber acabado con este problema.

Repostaje a un Toyota Mirai de hidrógeno.
Repostaje a un Toyota Mirai de hidrógeno. 

Hidrógeno con aceite, la solución

La empresa alemana Hydrogenious LOHC Technologies GmbH ha ideado un sistema de transporte que consiste en la utilización de aceites para el transporte del hidrógeno. Sus estudios demuestran que la utilización de este medio permite desplazar el gas a temperatura ambiente. Una vez en su destino, el gas es liberado y el aceite queda libre para ser reutilizado en una nueva carga de hidrógeno.

Este avance es realmente importante pues elimina la obligación de transportar el hidrógeno bajo compresión, permite almacenar hasta cinco veces más cantidad de gas y, en estas condiciones, “el hidrógeno no es explosivo, ni volátil, ni emite vapores corrosivos tóxicos, como ocurre con el amoniaco”, ha señalado el Dr. Andreas Lehmann, Director de Estrategia de la empresa. Además, permite utilizar todos los medios de transporte que ya se utilizan para trasladar combustibles fósiles

De momento se seguirán realizando pruebas para garantizar que le nuevo medio es seguro y económicamente viable, aunque desde la empresa, cuyos avances supervisará Porsche, señalan que ya trabajan con cargas de cinco toneladas diarias, una cantidad que consideran de tamaño industrial. Los avances son prometedores y a lo largo de sus diversas campañas de financiación, firmas como Mitsubishi o Hyundai también han invertido dinero en el proyecto que podría revolucionar la movilidad eléctrica que está por llegar.

 

Prototipo de Toyota Mirai de nueva generación.

Galería relacionada

¿Cómo el hidrógeno mueve un coche? Mucho más que un eléctrico: sin enchufe y con todas estas ventajas

Archivado en:

Así serán los vehículos de hidrógeno de Kia.

Relacionado

Así serán los nuevos vehículos de hidrógeno que lanzará Kia en los próximos años

Los cinco protagonistas de las últimas pruebas Euro NCAP.

Relacionado

Euro NCAP pone a prueba a eléctricos, híbridos, de hidrógeno… ¡y a coches chinos! Así son de seguros

Los mejores vídeos