Hasta 4 años de cárcel por causar la muerte con un patinete eléctrico: todas las multas

Conducir un patinete eléctrico obliga a tomar unas precauciones que no hay que tomar a la ligera. Provocar una muerte a bordo de este vehículo puede llevar a cuatro años de cárcel.

Hasta 4 años de cárcel por causar muerte con un patinete eléctrico: todas las multas
Hasta 4 años de cárcel por causar muerte con un patinete eléctrico: todas las multas

Todo indica que, un año más, el patinete eléctrico será el regalo estrella de esta Navidad. Un artilugio que, aunque pueda parecer un juguete, obliga a sus conductores a tomar ciertas precauciones antes de subirnos a él, conocer bien la normativa que nos afecta como usuarios y, sobre todo, ser conscientes de que nos estamos subiendo a un vehículo capaz de superar los 20 km/h.

De hecho, este mismo fin de semana hemos tenido noticias de una muerte de una señora mayor tras ser atropellada por un patinete. Tal y como ha contado El Periódico, el pasado 22 de noviembre una anciana fue atropellada en un cruce de dos calles en Barcelona. Tras caer de espaldas y llegar consciente al hospital, entró en coma y, finalmente, el pasado 25 de noviembre falleció.

De momento, no se sabe quién conducía el patinete y las investigaciones se centran en que la empresa del alquiler del vehículo eléctrico aporte la información correspondiente y se pueda esclarecer qué sucedió y de quién fue la culpa.

Penas de hasta cuatro años de cárcel

Tal y como ha recordado Legálitas, las consecuencias de un atropello a bordo de un patinete eléctrico no deben ser tomadas a la ligera, ya que una imprudencia puede estar castigada, incluso, por el Código Penal y puede conllevar pena de cárcel en caso de que la víctima acabe falleciendo.

Tanto es así que si se demuestra que una persona ha cometido una imprudencia grave a bordo de un patinete causando la muerte de un tercero, la pena es de 1 a 4 años de prisión y la prohibición de conducir vehículos se extiende por un periodo de 1 a 6 años.

En el caso de que se dé una muerte por una imprudencia menos grave, pero como consecuencia de una infracción grave de las normas de tráfico, la pena de cárcel será de 3 a 18 meses, el mismo periodo de tiempo por el que tendrán prohibido conducir un vehículo, y una multa con una cuota diaria de 2 a 400 euros que, una vez más, podría establecerse entre 3 y 18 meses de duración.

Si, por el contrario, en lugar de muerte se causan lesiones, las penas de prisión contarán con un máximo de 3 a 6 meses y las multas de 6 a 18 meses, así como prohibiciones para la conducción de vehículos a motor de 1 a 4 años. Todo ello dependerá de la gravedad de las lesiones y del tipo de imprudencia cometida, ya que, como hemos dicho, ésta puede ser grave o menos grave.

Hay que tener en cuenta que los agravantes para un patinete eléctrico serán los mismos que para cualquier otro vehículo, como es circular con tasas de alcohol superiores a las permitidas, haber consumido drogas, superar la velocidad máxima permitida o poner en riesgo la vida de otras personas y mostrar un claro desprecio hacia la vida de estas.