Guerra a las dos ruedas y a las cuatro patas en Madrid

Aún no está aprobada, pero las filtraciones a la prensa acerca de la nueva ordenanza de Movilidad de Madrid son continuas. Ahora se acaba de conocer que el nuevo documento prohibirá andar por la capital en burro, caballo o calesa.

Ni carros, ni calesas, ni burros, ni caballos, ninguno de estos “vehículos" estará autorizado a circular por las calles de Madrid, según se recoge en la nueva ordenanza municipal que, eso sí, aún no ha sido ni aprobada, ni publicada. A diversos medios de comunicaciones se les han filtrado algunos de estos capítulos, como el que te comentamos acerca de la circulación del animales en la capital.

En su edición de hoy, el diario El Mundo detalla las excepciones a esta norma: la Guardia Real y la Policía Nacional, que no tendrán que cumplir el reglamento por tradición y seguridad, respectivamente.

En algunas ciudades andaluzas, se permite el uso de carruajes con fines turísticos y sólo en determinados trazados autorizados. En Madrid, los problemas de tráfico serían suficiente motivo como para negar permisos a este tipo de actividades, aunque, según el documento no oficial, el Gobierno de Alberto Ruiz Gallardón sí tiene previsto otorgar estas autorizaciones. La nueva ordenación autoriza el aparcamiento de motocicletas en la acera. Eso sí, la acera en cuestión tendrá que medir más de tres metros de ancho. De esta forma se pone punto final a la actual problemática, nacida de las diversas sentencias contrapuesta publicadas por las diferentes estancias judiciales.

Hasta que un tribunal superior no se pronuncie al respecto para dar por zanjado definitivamente el tema, la policía y los agentes de movilidad podrán multar a todas las motocicletas aparcadas en aceras con una anchura inferior a los tres metros. Y, hablando de aparcamientos: hace casi cuatro años te contábamos en Terra Autopista que, en breve, (en diciembre de 2001), se iba a inaugurar en Madrid el primer aparcamiento automático. Al final, aquel proyecto no salió adelante. Ahora, cinco años después ya se está construyendo lo que, según informa el diario El Mundo será el primer aparcamiento robotizado de la capital.

El funcionamiento es sencillo y propio de una película de ciencia-ficción. Tiene forma de cubo con bandejas y plazas para 55 vehículos. El conductor deja el coche en una plataforma; ésta baja los niveles que sean necesarios hasta encontrar un hueco libre y deposita el turismo. La operación de aparcamiento y de recuperación del coche tarda entre un minuto y medio y tres minutos y se realiza con el vehículo apagado, con lo que se reducen las emisiones contaminantes –tanto de ruido como de humo-.

El primero de estos aparcamientos operará en la superutilizada zona del Barrio de las Letras, en la calle Lope de Vega, a partir de este mismo año. En Terra Autopista te informaremos puntualmente de su inauguración.