GM cerrará plantas europeas

La industria del automóvil necesita mantener sus beneficios y para ello incentiva la compra de coches. El objetivo es mantener contentos a los compradores para que sigan adquiriendo sus productos.

General Motors se está planteando realizar más recortes en su división europea. Los recortes podrían incluir el cierre de algunas de las plantas que tiene diseminadas por el continente. Este proyecto incluye la reducción en la producción de 400.000 unidades, que ya se anunció en diciembre pasado. Además, suspenderán la producción en la planta británica de Luton y el cierre de la de Torbali en Turquía. La producción total europea también será reducida, aunque se desconoce la cuantía del recorte.

Esta posibilidad fue esgrimida, ayer miércoles, por el director financiero de la compañía, John Devine, ante los resultados negativos cosechados por la filial en Europa el pasado año (131.820 millones de pesetas en pérdidas).

Devine declaró, además, que el stock en la industria automovilística es un problema, ya que hace que desciendan los beneficios y los precios. Las inversiones en los mismos negocios, los relacionados con el automóvil, traen consigo, según el director financiero de GM, unos beneficios más a largo plazo. La clave del negocio está en hacer mucho dinero y de manera constante, pero eso es difícil, porque hay muy buenos vehículos en el mercado. Por ello, General Motors está empezando a usar incentivos con los usuarios que quieran comprar pick-ups y todo terrenos urbanos. No se trata de hacer una guerra del incentivo, según Devine, sino de beneficiar al comprador para que siga consumiendo y siga manteniendo los beneficios de las industrias. Estas declaraciones fueron efectuadas en un seminario celebrado en la ciudad estadounidense de Traverse City (Michigan).

En cuanto a la planta de Opel, propiedad de General Motors, que opera en Figueruelas (Zaragoza) no ha comentado nada. Esto hace suponer que los recortes no la afectarán, al menos de momento.