General Motors revisará más de 300.000 vehículos

Continúa la pérdida de fiabilidad de GM, el primer fabricante mundial de automóviles. Si la compañía llamó a revisión a más de dos millones de coches hace apenas 15 días, ahora son otros 300.000 vehículos los que deberán pasar por taller. El motivo: problemas con los intermitentes.

GMC: llegan los híbridos
GMC: llegan los híbridos

General Motors sigue sin levantar cabeza. La automovilística más potente del planeta ha registrado durante el primer trimestre de año unas pérdidas netas de más de 1.100 millones de dólares, a lo que se suma ahora una nueva llamada a revisión.En concreto, 305.000 de sus modelos deberán pasar por el taller, debido a un problema eléctrico en las luces intermitentes. El defecto consiste en que, al intentar señalizar un giro hacia un lado, los cuatro intermitentes funcionan a la vez.Todos los vehículos afectados son, por ahora, todo terrenos. En concreto, sus modelos Chevrolet Trailblazer, GMC Envoy, Oldsmobile Bravada e Isuzu Ascender, fabricados en los años 2003 y 2004.La noticia no ha sorprendido a la industria, ya que la fiabilidad de los modelos norteamericanos lleva tiempo en duda. Hace apenas quince días, más de dos millones de coches de GM tuvieron fueron citados por los talleres en la que ya es considerada la segunda llamada a revisión más importante de su historia. En esta ocasión, los problemas alcanzaron a seis de sus marcas (Chevrolet, Cadillac, GMC, Hummer, Buick y Pontiac) por diferentes defectos técnicos. El más grave ocasionó problemas en el cinturón de seguridad de más de 1,4 millones de coches. Otros problemas se localizaron en los cables de la bomba de gasolina, en el freno de mano y en el pedal de freno.