Ford quiere reposicionar en el mercado su marca Lincoln

Ford va a anunciar en breve un plan de reestructuración y reducción de costes que afectará a todo su negocio. Una de las afectadas será la marca Lincoln, que sufrirá un reposicionamiento en el mercado.

La marca norteamericana Lincoln es sinónimo de lujo en los Estados Unidos. Esta compañía, con más de 80 años de historia, puede albergar en un futuro no muy lejano una nueva gama de vehículos mixtos o "crossover" con el fin de que tenga menor dependencia del mercado tradicional de berlinas de lujo.

Esta revisión estratégica del planteamiento de las marca Lincoln se realizará en un plazo máximo de unos meses y será acompañado por una maniobra similar en Mercury.

Ambas iniciativas tienen el claro objetivo de acabar con el descenso en los beneficios de ambas compañías.

Lincoln pertenece al Premier Automotive Group (PAG) de Ford, que engloba a las compañías automovilísticas de mayor prestigio de la marca del óvalo. El vicepresidente del PAG, Wolfgang Reitzle, ha sido bastante realista respecto a la situación de Lincoln: "hemos asistido a una aguda caída en los beneficios de Lincoln en contraste con otras marcas. Esto provoca que no genere el suficiente efectivo como para soportar una nueva gran gama de vehículos, pero esa nueva gama es necesaria".

La única forma de lograr esos nuevos modelos pasa por que Ford invierta en la automovilística norteamericana. Esta cifra rondaría los 1.200 millones de dólares (1.344 millones de euros, cerca de 224.000 millones de pesetas), pero no sería destinada a un simple rediseño de la gama actual, sino que además se invertiría en la creación de una nueva generación de vehículos mixtos que combinaran cualidades de berlina con características de todo terreno ligero.

Los mejores vídeos