Ford planea un vehículo global

Ford está desarrollando un nuevo vehículo pequeño de carácter global que se vendería en el mercado europeo, Asia y Sudamérica.

Esta acción, que tiene como objetivo incrementar la presencia del fabricante norteamericano en los mercados emergentes, no entra en conflicto con el plan de ahorro en gastos generales que se está llevando a cabo y que, según fuentes de la marca, se está cumpliendo con creces. Ford había presupuestado un ahorro de 1.000 millones de dólares, cantidad que, según las estimaciones se va a superar sustancialmente. Según David Thursfield, vicepresidente ejecutivo a cargo de Operaciones Internacionales de Ford, este nuevo modelo no necesitará de una inversión extra por parte del fabricante norteamericano, ya que se financiará del presupuesto destinado al desarrollo de productos (que ronda los 7.000 millones de dólares). De esta manera, el proceso de recorte de gastos no se verá afectado.

El nuevo vehículo será fabricado sobre una plataforma global que ha de ser lo suficientemente flexible para permitir variaciones regionales. “Debe ser vendido en Europa, pero también será diseñado para que se venda en mercados emergentes. Si somos listos, podremos usar esa plataforma en todo el mundo", ha indicado Thursfield.

El principal desafío con el que se encuentra la automovilística es acertar con el precio que va a poner a este nuevo producto, en los mercados en vía de desarrollo, donde la renta per cápita es menor que en Estados Unidos o Europa. “El precio en Europa es mucho más alto que en otros mercados, por lo que el quid de la cuestión es cómo servir a ambos. No queremos realizar dos tipos de coches si podemos evitarlo" .El objetivo de Ford es extender su gama de productos fuera del mercado norteamericano, al igual que están haciendo varios de sus rivales. El producto más parecido al que está planeando Ford es su actual Ka, que sólo se vende en Europa.