Ford estudia renovar su cúpula directiva

La marcha del responsable de Operaciones y de PAG provoca una serie de cambios en el seno de la ejecutiva de Ford tanto en Estados Unidos como en Europa.

Ford Motor Company está considerando seriamente la reestructuración de su cúpula operativa en Estados Unidos. Para ello, se está barajando el nombre de David Thursfield, que ahora dirige la división europea, para convertirse en la cabeza visible del departamento internacional de Operaciones.

Este cambio en las ejecutivas de Ford está motivado por la inminente marcha de Wolfgang Reitzle, vicepresidente de esa división de Operaciones, además de responsable del grupo de marcas de lujo de la compañía. Thursfield ha ganado credibilidad después de controlar la situación europea de pérdidas económicas y conseguir volver a cuentas más favorables en el Viejo Continente.

En Estados Unidos, las cuentas tampoco están boyantes. No obstante, para conseguir mejores resultados, se ha echado mano de una reducción de plantilla de 22.000 puestos de trabajo y a la clausura de cinco plantas durante el pasado año 2001.

El nuevo responsable de Operaciones podría poner en marcha mecanismos de flexibilización de la producción en las 21 plantas estadounidenses de la marca del óvalo, para devolver los beneficios a la compañía automovilística. Thursfield entiende por flexibilización la producción de diferentes modelos en la misma línea de montaje. Esta forma de trabajar ya funciona en Alemania, Bélgica y España. En la planta de Almussafes (Valencia) se ensamblan, por ejemplo, el Ka, el Fiesta y el Focus.