Fomento paraliza los proyectos viales de Madrid

El Ministerio de Fomento no autorizará, al menos de momento, las infraestructuras viarias previstas en Madrid por el anterior Gobierno popular. Su objetivo es estudiar todos los proyectos y elaborar en diciembre un nuevo plan para la región. La Comunidad amenaza ya con iniciar los trabajos por su cuenta.

En marcha el Madrid post-electoral
En marcha el Madrid post-electoral

Las relaciones entre el Ministerio de Fomento y la Comunidad de Madrid empeoran cada día. El último capítulo de esta historia de tiras y aflojas lo pudimos observar ayer en Madrid, y en toda su expresión. El secretario de Estado del sector, Victor Morlán, recibió por fin al consejero de Transportes e Infraestructuras, Francisco Granados, en una tensa entrevista que concluyó como al principio: sin acuerdo y con importantes discrepancias.Morlán aprovechó el encuentro para anunciar que el Ministerio de Fomento ha decidido paralizar el estudio informativo puesto en marcha por la anterior cartera de Álvarez Cascos para construir dos nuevas radiales paralelas a las autovías de Burgos y A Coruña, así como el proyecto de cierre de la M-50 a través de un túnel bajo el Monte de El Pardo. La construcción de la M-60 y el alargamiento de la R-3 también quedan en estos instantes en suspenso.La decisión de Fomento, sin embargo, no supone, de momento, la eliminación de estos proyectos. El objetivo de la titular del departamento, Magdalena Álvarez, consiste en estudiar todas las futuras infraestructuras y elaborar un Plan Estratégico para la región. Éste sería presentado, a más tardar, durante el próximo mes de diciembre.A la Comunidad de Madrid, en cambio, no le ha sentado nada bien la decisión. “Si Fomento no asume en esta legislatura el proyecto de cerrar la M-50, la construcción de las dos radiales y la construcción de la M-60, lo hará la Comunidad". Así de contundente se mostró Granados una vez concluida la reunión. “Para el Gobierno regional se trata de infraestructuras muy importantes y que hay que realizar en el plazo más breve posible, por lo que, si Fomento no se hace cargo de las obras, será el Gobierno regional el que las lleve a cabo", subraya el consejero de Transportes e Infraestructuras. En otoño, la propia Mágdalena Álvarez recibirá a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Será entonces la última oportunidad para acercar posturas, algo difícil a día de hoy.Otro de los planes que está creando una fuerte polémica en Madrid es el futuro desdoblamiento de la M-501, conocida como Carretera de los Pantanos. Si hace dos días la Comunidad anunció que enviaría el proyecto a la UE para su aprobación, ayer Esperanza Aguirre y los 12 alcaldes de los municios más afectados acordaban pedir la duplicación de esta vía sólo hasta el kilómetro 44, en vez del 58 que ya estaba pactado. El objetivo de la modificación del proyecto es evitar daños medioambientales en la parte más sensible de esta Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA). Sin embargo, Ecologistas en Acción ya ha anunciado que, sea cual sea el trazado, recurrirá ante la Unión Europea el desdoblamiento de esta carretera, que “no es más que una maniobra a favor de la especulación", según ha informado la asociación en un comunicado. Por otra parte, Esperanza Aguirre se ha comprometido hoy a celebrar un referéndum entre los taxistas para que quede clara la opinión del gremio en cuanto al nuevo reglamento del sector. La presidenta de la Comunidad asegura que retirará el borrador si no cuenta con el respaldo de la mayoría de los 15.500 taxistas de la región.