Farruquito vuelve a enfrentarse a la cárcel

El caso Farruquito no está cerrado. El bailaor –que atropelló mortalmente a un peatón y se dio a la fuga para, posteriormente, inculpar a su hermano- se enfrenta de nuevo a la cárcel. A la acusación no le sirve con la libertad condicional, pero la defensa denuncia que, si no se tratara de un famoso, no se actuaría así.

Farruquito se libra de la cárcel
Farruquito se libra de la cárcel

Juan Manuel Fernández Montoya, “Farruquito", acusado de atropellar mortalmente a un hombre y darse a la fuga, consiguió eludir la prisión preventiva en mayo. Pagó un total de 140.000 euros y, desde entonces, se presenta regularmente en el juzgado. Sin embargo, la acusación advierte que no es suficiente: piden que ingrese en la cárcel hasta que se dicte sentencia.“La alarma social" es uno de los criterios esgrimidos para que el bailaor vaya a prisión. Sin embargo, éste no tiene antecedentes policiales ni judiciales y, normalmente, suele ser suficiente con el pago de una fianza. El abogado defensor, Benito Saldaña, asegura que la Fiscalía y la acusación actúan “más con el corazón que con la ley en la mano". ¿Estaríamos ante un “abuso de la Justicia"?, como esgrime Saldaña. Lo cierto es que los hechos sí conmocionaron a la opinión pública. Farruquito atropelló y mató a un hombre en un paso de peatones. No tenía carné de conducir y el vehículo no estaba ni asegurado. Circulaba a 90 km/h por una calle de velocidad limitada a 40 Km/h. Se dio a la fuga sin asistir a la víctima, reparó el coche, ocultó los sucesos durante seis meses y, cuando le descubrieron, llegó a culpar a su hermano (un menor de edad).

Farruquito, el bailaor que dio a conocer el flamenco en Broadway, uno de los cincuenta rostros más bellos del mundo, podría sentar un precedente en cómo la Justicia española trata los delitos del tráfico.
No te pierdas nuestro reportaje.
Es cierto que, en casos similares, el acusado se libra de la cárcel, y no sólo hablamos de la prisión preventiva. No había pasado ni un mes desde que el caso Farruquito acaparara cientos de portadas, cuando otro juez de Sevilla decidió dejar en libertad a un joven que atropelló mortalmente a una chica, huyó y no fue descubierto hasta varios meses después. Cada año, en España, se dan a la fuga más de 1.000 conductores tras provocar un accidente, 100.000 personas se ponen al volante sin carné, 60.000 coches no tienen seguro... ¿Cuántos acaban en prisión? Casi nadie. ¿Por qué?


¿Qué piensas del caso Farruquito? ¿Hay manga ancha con los famosos o son los chivos expiatorios? ¿Existen muchos vacíos legales en estos temas? ¿Las víctimas de accidentes de tráfico están indefensas? ¿Has sentido alguna vez que algunos tienen auténtica impunidad al volante?

Participa en nuestros foros.

El Código Penal castiga con penas de uno a cuatro años de cárcel a aquellos que, “por imprudencia grave, causaran la muerte de otro" (artículo 142). Sin embargo, cómo calificar la gravedad del caso: todo queda al buen entender del juez. Muchas veces se cree erróneamente que, como un accidente le puede ocurrir a cualquiera, se trata de errores “leves", por lo que se tipifican como falta y todo queda en una sanción administrativa. Además, incluso si se considera una imprudencia grave, lo habitual es condenar a uno o dos años de cárcel. Con esta pena, si el condenado no tiene antecedentes penales, no tiene que ingresar en prisión.Según expertos consultados por Autopista Online, la omisión de socorro no se suele castigar, a pesar de que está catalogada como delito en el artículo 195 del Código Penal y conlleva una pena de entre 6 y 24 meses de cárcel, además de una multa diaria de entre 1,20 y 300 euros durante un periodo máximo de dos años. Los culpables, normalmente, alegan que había otras personas en la zona, por lo que no se dejó desatendida a la víctima. Además, si no existen antecedentes penales, no se ordena la entrada en prisión. Farruquito asegura que paró a los pocos metros y vio cómo ya habían llegado otras personas al lugar e incluso testificó que algunas estaban llamando por teléfono. Conducir sin carné ni siquiera es considerado un delito. Es una falta administrativa; hasta principios de año, sólo se castigaba con una multa de 300 euros. La nueva Ley de Seguridad Vial, vigente desde el pasado 1 de enero, también permite que la autoridad retenga el vehículo durante un mes al conductor que no tenga licencia. El nuevo Código Penal (se reformará en octubre) aumentará los castigos para los conductores que provoquen un accidente y se den a la fuga.
Los mejores vídeos