Fabricantes japoneses de automóviles reducen su producción en China

Fabricantes japoneses de automóviles, entre ellos Toyota y Nissan, han reducido la producción en sus plantas de China tras las protestas anti-niponas desatadas en el gigante asiático, en las que se han visto afectados concesionarios de vehículos.

Los recortes e incluso ceses de producción son habituales en mercados maduros como Estados Unidos o Japón, donde los fabricantes utilizan estas medidas para dar salida a los 'stocks' y mantener la rentabilidad de las operaciones de venta.

Pero los pasos dados por fabricantes nipones en China para recortar producción no son habituales en un mercado que ha registrado los mayores crecimientos durante una década, y en un país en el que sigue creciendo la inversión para incrementar la fabricación de vehículos.

Nissan, el constructor japonés con mayor presencia en China, ha anunciado un parón de la producción desde mañana jueves, tres días antes de lo previsto, y además lo extenderá durante la próxima semana, período de vacaciones en China.

Por su parte, las plantas de Toyota en Tianjin y Guangzhou suspenden la producción desde este miércoles hasta el final de las vacaciones, unos días antes de lo previsto inicialmente. La multinacional podría no alcanzar su objetivo de vender un millón de coches en China este año.

Además, Mazda ha decidido parar la producción en China el viernes y el sábado, mientras que Suzuki ha suspendido la actividad de uno de los dos turnos que mantiene en el país.

Los mejores vídeos