Estados Unidos consigue mantener las ventas de automóviles a pesar de la recesión

Las ventas de automóviles en Estados Unidos a lo largo de 2001 se mantuvieron fuertes a pesar de la incertidumbre que la recesión y el terrorismo provocaron en el mercado. Según los resultados anunciados por los fabricantes, el volumen de matriculaciones ha logrado conservarse gracias a los programas de ventas a plazos sin intereses.

Estados Unidos consigue mantener las ventas de automóviles a pesar de la recesión
Estados Unidos consigue mantener las ventas de automóviles a pesar de la recesión

Las ventas totales en Norteamérica llegaron el año pasado a 17,2 millones de unidades, lo que coloca a 2001 como el segundo mejor ejercicio en la historia del sector, tras 2000, un año récord en matriculaciones, con 17,4 millones.

La causa principal de esta abultada cifra es el método de venta a plazos sin intereses, un sistema lanzado por General Motors el 20 de septiembre para evitar el hundimiento tras los atentados terroristas ocurridos el día 11 de ese mismo mes.

Tras GM, los otros "dos grandes" – Ford y Chrysler-, se unieron a estas ofertas, al igual que alguno de sus principales competidores japoneses, como Toyota. Sin embargo, los analistas ya han advertido de los efectos secundarios de este método, que podría haber "quemado" muchas de las compras que los consumidores tenían pensado realizar en 2002.

En cualquier caso, las marcas estadounidenses continuaron con su progresión de ventas en todo terrenos y "pick-up". De hecho, el vehículo más vendido fue, por 25º año consecutivo, la camioneta de la serie F de Ford, con 911.597 unidades.

Sin embargo, son los fabricantes japoneses, europeos y surcoreanos los que se están haciendo progresivamente con el mercado de los automóviles (el coche más vendido durante 2001 ha sido el Honda Accord, con 414.718 unidades).

Estos datos confirman la tendencia observada a lo largo del año pasado, en el que las marcas extranjeras han logrado aumentos de ventas (e incluso cifras récord), como Toyota, que logró su sexta mejor cifra de matriculaciones consecutiva –1,51 millones de unidades- y, de nuevo, ha sido la firma foránea más vendida en Estados Unidos, con un aumento medio del 7,4 por ciento, que llegó al 21,5 por ciento en todo terrenos y camionetas.

Por su parte, Lexus, la división de lujo de Toyota, volvió a ser la firma de prestigio más vendida en Estados Unidos, mientras que Honda, Subaru, Porsche y Volkswagen-Audi también aumentaron sus matriculaciones.

Las firmas norteamericanas terminan el año con optimismo
A pesar de tener que luchar para defender su terreno y haber cerrado el año con ligeras pérdidas, la mayoría de los fabricantes estadounidenses es optimista respecto a sus resultados.

Este es el caso de General Motors, que a pesar de haber terminado 2001 con una reducción del 1 por ciento en sus ventas totales (4,86 millones de unidades), sus matriculaciones en diciembre han aumentado un 7 por ciento respecto al mismo mes del año anterior.

Además, la empresa confía en mantener su buen momento con el anuncio de una campaña de promoción que ofrecerá un descuento de 2.002 dólares (2.230 euros) a los compradores de la mayoría de sus vehículos, un sistema al que ya se ha opuesto Chrysler, al considerar que no se obtendrán beneficios a largo plazo.

Por su parte, Ford, que atravesó un año tormentoso debido a la continuación de la crisis de los neumáticos Firestone, el relevo de su presidente (Jacques Nasser) y una profunda reestructuración interna, sufrió una caída de ventas del 5,5 por ciento, aunque también cerró el año con confianza, al obtener un aumento del 2 por ciento en las matriculaciones de diciembre.

Es el mismo caso de Chrysler, que ha terminado el ejercicio 2001 con una reducción de ventas del 10 por ciento, aunque éstas aumentaron en diciembre un 6 por ciento respecto al mismo mes de 2000.

Los mejores vídeos