''Es que van como locos''

Todos hemos visto alguna vez a conductores convertidos en energúmenos con volante que recorren las carreteras a velocidades suicidas, “empujando" a otros, exigiendo paso, dando ráfagas de luces largas, gritando, gesticulando… Es lo que se conoce como conducción agresiva.

Este fenómeno socio-psicológico ha sido descrito sencillamente como "la dirección de un vehículo a motor sin tener en cuenta la seguridad de los otros". Este brillante resumen se descompone en tres tipos de conductas específicas que constituyen siempre lo que se entiende por conducción agresiva. Son las siguientes:Saltarse los semáforos en rojo.
Acelerar con el semáforo en ámbar.
Saltarse la señal de stop.
Cruzarse los giros o pisar la doble línea continua.

Bloquear las intersecciones.
No ceder el paso.
Cambios inapropiados de carril y zigzagueos.
Conducir de 10 a 20 km/h por encima del límite de velocidad.
No respetar la distancia de seguridad.
No señalizar los movimientos.
Frenar o acelerar de forma errática. Bloquear el cambio de carril.

Cerrar un hueco para impedir la entrada.
Amenazar o insultar gritando, haciendo gestos, tocando el claxon de modo repetido.
"Pisar los talones" para castigar o coaccionar a otro conductor.
Cercar para tomar represalias.
Frenar repentinamente para tomar represalias.Perseguir competitivamente a otro conductor.
Conducir bajo la influencia del alcohol.
Apuntar o disparar con un arma a o desde un coche.

Asaltar con el coche o golpear deliberadamente a algo o alguien.
Conducir a velocidades extremadamente elevadas.Se entiende por "road rage" un tipo especialmente violento de agresividad al volante. Ha sido definido en Estados Unidos y se considera delito criminal. Está por encima de lo que se conoce por incidente de tráfico. Si la agresividad normal tiene que ver con menoscabar los derechos de los otros usuarios de la vía, la "road rage" está dirigida por una intención deliberadamente agresiva, se busca dañar al otro.

Los mejores vídeos