En 2000, el consumo de sin plomo en España aumentó un 18,4 por ciento

En 2000, el consumo de combustible de automoción en España fue de casi 28.000 millones de litros de gasolinas y Diesel, un 1,8 por ciento más que en 1999.

Según datos facilitados por Anfac (Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones), el consumo de carburante para automoción en España durante 2000 aumentó en un 1,8 por ciento con respecto al año anterior. La cifra total fue de 28.000 millones de litros de gasolinas y gasóleos.

La transición hacia el final de la súper, que se hará efectivo el 1 de agosto, ha conllevado que el consumo de gasolina sin plomo haya sido el que más ha crecido, con un 18,4 por ciento. Sin embargo, la sin plomo de 98 octanos ha registrado un descenso del 17 por ciento.

El mayor consumo ha sido el de Diesel, alcanzando una cifra de más de 17.000 millones litros, un dato que casi duplica el consumo de todas las gasolinas juntas.

Según el informe de la asociación de fabricantes, los precios medios de las gasolinas en 2000 se situaron en 138,95 pesetas, con un aumento del 11,6 por ciento, en el caso de la sin plomo de 95 octanos; en 150 pesetas, un 18,1 por ciento más, en el caso de la de 98 octanos; 149,71 pesetas, para la con plomo, con un incremento del 15,2 por ciento; y en 127,34 pesetas en el caso del Diesel, un 21,9 por ciento más caro que en 1999.

Anfac, además, ha informado de que el parque automovilístico español cuenta con 21,4 millones de vehículos, lo que significa 441 por cada mil habitantes. Esta tasa, aunque alta, está por debajo de la media europea. Es Luxemburgo el país con un mayor número de vehículos por cada mil habitantes, con una tasa de 625 por mil; seguido por Italia, con 557 vehículos; y Alemania, con 516.

Además, al dato español hay que sumar el índice de vehículos con más de diez años, que se calcula en un 35,1 por ciento.