El Salón del Automóvil de Madrid, una resistencia numantina a la crisis

El Salón del Automóvil de Madrid ha abierto hoy sus puertas al público bajo una resistencia numantina a la crisis con la asistencia de sólo siete marcas de automóviles, dispuestas a desplegar promociones y ventas para compensar la mala situación del mercado.

Salvo la marca japonesa Isuzu, especializada en camiones ligeros y 'pick up', las seis marcas que completan el elenco pertenecen al segmento de gama alta, es decir, BMW y Mini, Mercedes-Benz y Smart, Infiniti y Volvo, todas con agresivas ofertas comerciales que tratan de acercar a todos los bolsillos los coches de más alta gama.

BMW, por ejemplo, trata de captar visitantes a su amplio stand con la posibilidad de adquirir uno de sus modelos, desde 22.500 euros, un precio que corresponde a una edición especial del nuevo Serie 1 equipada con el motor diesel 116d de 115 caballos de potencia.

La nueva generación de la Serie 3, recién estrenada en el mercado, es otro de los atractivos, ya que equipada con el motor también diesel 320d estará en este Salón a un precio de 29.900 euros, o los 49.900 euros que cuesta la nueva versión del Serie 5 GT movidas con el mismo motor.

Para hacer aún más accesible la compra, todas las ofertas del Salón tienen fácil acceso al crédito, en un momento en el que el sector se queja de la falta de préstamos bancarios para la compra de automóviles.

Esta es la línea seguida por los protagonistas de este Salón, al hilo de la presentación de algunos modelos en el mercado español, como la nueva Clase A de Mercedes-Benz, un monovolumen, hasta ahora, convertido en turismo compacto con el que esta marca se propone competir directamente con los nuevo 1 de BMW y la nueva generación del Audi A3, entre otros.

En este segmento de mercado, Infiniti ha recordado en su presentación que el próximo año la marca de coches de lujo de Nissan presentará su primer modelo compacto, desarrollado en Europa para alinear el diseño con los gustos del continente.

Infiniti ha anunciado en el Salón de Madrid el inicio de la segunda fase de lanzamiento de la marca, una vez superadas las trabas iniciales de implantación en el mercado europeo y español, que consiste en la consolidación de la firma-.

El objetivo de Infiniti para 2018, que el año pasado vendió 145.000 unidades en todo el mundo (más de 1.500 unidades en España), es llegar al medio millón de ejemplares, de ellos 100.000 en Europa, un desafío en el que es estratégico el nuevo compacto.

Volvo ha hecho la primera presentación en España de otro compacto, otro competidor del Clase A, el V40, que llegará a los clientes entre julio y agosto próximos, aunque ya se encuentra a la venta.

Fuera de los modelos presentados por las siete marcas, el Salón de Madrid ofrece algunos atractivos añadidos, como es la presencia algunos días, de los pilotos de Mini Dani Sordo y Nani Roma, para la firma de autógrafos, o las dos exposiciones de súper deportivos y la organizada por la revista Car.

En la primera, el visitante puede adentrarse entre los deportivos procedentes de series limitadas, fabricados por marcas históricas como Ferrari, Lamborghini, Maseratti, Aston Martin, Jaguar, Lotus, para admirar, por ejemplo, diseños como el Enzo Ferrari, el Pagani Zonda o el Pegaso Z102.

La ingeniería en automoción, los modelos exclusivos y la tecnología también serán el eje conductor de la exhibición Dreams by Car.

Este muestra reúne una selección de vehículos fuera de serie customizados por los mejores preparadores y carroceros del mundo High Performance, que deslumbrarán con su despliegue de estilo, músculo y fantasía, y configurarán una ocasión inigualable para soñar con automóviles únicos.

El Salón de Madrid contará, hasta el próximo 3 de junio, con espacios de boxes, pistas de pruebas para adultos, y otras especialmente diseñados para los más pequeños, y será escenario de algunas concentraciones de clubes automovilistas.