El mapa definitivo por países y ciudades del fin del diésel y la gasolina en Europa

Greenpace elabora un mapa interactivo con todos los lugares de Europa con restricciones a los vehículos diésel y gasolina.

Manifestación francesa contra el cambio climático
Manifestación francesa contra el cambio climático

La organización ecologista Greenpeace ha elaborado un interesante mapa interactivo de Europa en el que se recogen todos los lugares en los que existen medidas restrictivas contra la circulación o planes para limitar la venta y el uso de vehículos gasolina y diésel.

El mapa, que puedes consultar aquí o un poco más abajo, nos deja una imagen muy variada del conjunto de Europa. En lo que a implicacióin estatal se refiere, sólo los países nórdicos e Irlanda cuentan con planes para el cese de la venta de automóviles de ombustión antes de 2030, mientras que Reino Unido, Francia y España hacen los propio después de esta fecha.

Por el contrario, Alemania destaca por ser el país donde mayores restricciones al tráfico existen, con zonas de bajas emisiones en la totalidad de sus grandes ciudades y en buena parte de las poblaciones de tamaño medio. En la mayoría de dichas zonas, los vehículos inferiores a Euro 4 si son diésel y Euro 1 si son gasolina no pueden entrar en dichas áreas.

Por otro lado, en Italia han optado por restringir el tráfico a su casco urbano en buena parte de los centros históricos del país. Si bien, desde Greenpeace no lo consideran la opción ideal, sí afirman que esto supone una importante reducción del ruido y de las emisiones en sus entornos.

En cuanto a los peajes urbanos, Londres, Estocolmo y Oslo son las ciudades que más tradición tienen en la aplicación de estas medidas, después de llevar más de una década cobrando a los vehículos por acceder al centro de la ciudad. Oslo, por ejemplo, lleva aplicando este sistema desde 1990 y los automóviles diésel pagan una tasa extra.

En nuestro país, si bien Greenpeace ve con buenos ojos los planes puestos en marcha en Madrid, Barcelona, Valencia, Córdoba o Málaga, entre otras ciudades que han establecido zonas de bajas emisiones o limitado el acceso de vehículos a los cascos históricos, destacan negativamente la ausencia de Sevilla, cuyo “Plan Centro" no se ha vuelto a poner en marcha desde su suspensión en 2011.