El Gobierno no alargará los contratos temporales

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales ha descartado la implantación del contrato temporal específico para la industria del automóvil que reclamaban los fabricantes. El Ejecutivo considera que el desajuste existente entre la normativa laboral y las necesidades del sector debe resolverse a través del diálogo.

El sector demanda mayor flexibilidad laboral al Ejecutivo
El sector demanda mayor flexibilidad laboral al Ejecutivo

Se acabaron las especulaciones. Finalmente, no habrá modalidades contractuales específicas para las plantas de coches. El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales ha decidido rechazar la solicitud de los fabricantes de ampliar la duración de los contratos temporales de la industria hasta los cinco o seis años, en lugar de los 12 meses actuales.El gabinete que dirige Jesús Caldera ha admitido la existencia de un desajuste en la industria del automóvil entre los límites de la normativa laboral y las necesidades que marcan en el sector los ciclos de producción de los modelos. No obstante, Trabajo considera que este problema debe resolverse “sólo a través del diálogo y la negociación".“El sector del automóvil cuenta con una tradición de negociación y está en disposición de mantener ejercicios de conversación y diálogo que le permitan dotarse de la flexibilidad necesaria en los próximos años", han asegurado a Europa Press fuentes del Ministerio de Trabajo.La noticia ha sido muy bien acogida por las centrales sindicales, que ya habían expresado en los últimos días su rechazo a la modificación de los contratos temporales. “Actualmente, existen muchas modalidades contractuales y no hace falta un nuevo mecanismo de este tipo", explica Antonio Ruiz Ocaña, responsable de automoción de MCA-UGT.Comisiones Obreras, por su parte, se ha mostrado también satisfecha por la respuesta del Ministerio de Trabajo. “En estos momentos, la ley es plural y no se debe hacer un contrato a la carta en función de los intereses patronales", añade Agustín Pérez, portavoz de la central. “Los fabricantes no pueden tener queja de los sindicatos, que ya han sido muy generosos y flexibles en la negociación de los convenios", ha subrayado.Los fabricantes de la industria, por su parte, han mostrado ya el rechazo al anuncio del Gobierno. El presidente de Anfac (la patronal del sector), Juan Antonio Fernández Sevilla, es, precisamente, quien ha pedido en reiteradas ocasiones la puesta en marcha de un contrato temporal específico para el sector de la automoción que coincida con el ciclo medio de vida de un modelo. Fernández Sevilla aseguró hace unos días que “un contrato temporal bien gestionado y de mayor duración nos ayudaría muchísimo" y recordó que la tasa de temporalidad en el sector de la automoción es inferior al 10 por ciento, mientras que la media nacional supera el 30 por ciento.Asimismo, Anfac ha solicitado al Gobierno un paquete de medidas que permitan mejorar la competitividad de las plantas españolas, “unas fábricas en las que el aumento de la flexibilidad de producción es la mejor arma para no perder la batalla contra los bajos costes laborales de los países de Europa del Este". Anfac pide ahora la ampliación de la edad de jubilación de los empleados y la mejora de las infraestructuras. La asociación considera este último apartado “imprescindible para un país periférico como España".