El engaño en la financiación de tu coche: te prometen ahorrar dinero… y sale más caro

Sirve como reclamo publicitario y ayuda a pagar el vehículo en cómodos plazos pero, ¿de verdad se ahorra dinero al financiar el vehículo?

El engaño en la financiación de tu coche: te prometen ahorrar dinero… y sale más caro
El engaño en la financiación de tu coche: te prometen ahorrar dinero… y sale más caro

Comprar un coche es la segunda mayor inversión de una familia, sólo por detrás de la compra de una casa. Es lógico, por tanto, que antes de desembolsar el dinero se echen muchas cuentas, especialmente en una época en la que la capacidad de ahorro familiar se ha reducido en gran medida y cada vez son menos los que pueden pagar al contado.

Aquí es donde entran en juego las campañas publicitarias de cada marca, con agresivos anuncios de descuentos con los que aseguran ahorros de miles de euros en la adquisición del vehículo. Pero, ¿qué hay verdaderamente tras estos descuentos? Como en tantas otras cosas, no es oro todo lo que reluce.

Lo que suele suceder en estos casos es que, a los grandilocuentes anuncios de descuentos, acompañan letras pequeñas, difíciles de leer y, sobre todo, difíciles de entender. En ellas es donde aparece el “truco", con intereses TAE de casi el 10 por ciento, acompañadas de amplios plazos de pago. Es decir, la letra mes a mes puede ser muy atractiva, pero con unos intereses muy altos a cobrar en periodos que fácilmente pueden superar los siete años, el pago final del coche es superior a su precio al contado.

Tal y como recogen en El Confidencial, la mayor parte de los préstamos otorgados por las firmas para la financiación de sus vehículos son sensiblemente más caros que los ofrecidos por los bancos para el mismo objeto. Así, tomando como punto de partida Rastreator, la media de los créditos ofrecidos por Sabadell, BBVA o Bankia es de un 7,63 por ciento de media, mientras que financiar un Seat León o Ibiza (dos de los coches más vendidos en nuestro país) supone asumir el pago de intereses al 9,89 por ciento.

Según el diario digital, la diferencia entre un vehículo pagado a plazos con una financiera de la marca o un banco puede variar de 117 euros en el caso de un Seat Ibiza hasta 1.300 euros si hablamos de un Renault Clio, decantando la balanza siempre a favor del banco.

El caso es especialmente sangrante cuando las marcas hacen anuncios de grandes descuentos que, a la hora de sacar la calculadora, no son tal, porque el pago de los intereses iguala el precio de venta al contado, por lo que la rebaja en el precio no es tal. Un motivo más para coger lápiz y papel, echar cuentas y pedir presupuestos en distintos lugares.

Financiación de coches con la banca: ¿hay truco o son reales sus ofertas?

Relacionado

Financiación de coches con la banca: ¿hay truco o son reales sus ofertas?

Acuerdan un nuevo impuesto al coche para financiar el metro

Relacionado

Acuerdan un nuevo impuesto al coche para financiar el metro

Los mejores vídeos