El copiloto virtual de IBM

IBM está desarrollando un software que se asemeja a un copiloto virtual, que ayudará, con sus preguntas al conductor, a que éste no se quede dormido al volante.

La firma de soluciones informáticas IBM ha diseñado un software que ayuda a los conductores a no dormirse frente al volante. Esta solución informática se basa en un cuestionario que se realiza al conductor; si éste no contesta en un tiempo prudencial y de manera correcta, el sistema operativo del vehículo envía señales a la centralita electrónica del mismo para que las ventanillas suban y bajen o para que suene un zumbido "despertador".

El sistema es ideal para los conductores solitarios, a quienes el programa en cuestión les hará preguntas acerca de su canción favorita, la comida predilecta o el nombre de soltera de su madre (el sistema es americano, de ahí la especificidad de las cuestiones anglosajonas).

David Nahamoo, director de Tecnología basada en el lenguaje humano de IBM, ha comentado que este proyecto se ha desarrollado en nombre de la seguridad vial. "Esencialmente, la tecnología y el sistema tratan de mantener una conversación con el conductor para mantenerlo alerta", según Nahamoo.

El sistema utiliza reconocimiento de voz, como los teléfonos móviles y dispositivos telemáticos y tecnología manos libres de dichos aparatos.

Según el Centro de Seguridad Vial del estado de Carolina del Norte, unos 284.000 conductores sufren accidentes cada año por distracciones. Nahamoo cree que este dispositivo ayudará a reducir las distracciones; además, cree que distrae menos que los sistemas telemáticos (mandar y enviar e-mail, pedir información de situación, llamadas de emergencia, etc.).

Para poner en marcha este sistema, lo primero que se hace es introducir en la base de datos del "preguntón" muchos datos acerca de uno: edad, aficiones, colores preferidos, comidas y bebidas, intereses, datos sobre amigos, gustos musicales... Así, de vez en cuando el sistema preguntará al conductor "¿Cuál es tu color preferido?", "¿Te gusta jugar al parchís?" y la atención del conductor se mantendrá y no bajará la guardia.

Esta tecnología estará disponible dentro de 3 ó 5 años y su coste aún no está definido.