El Celta continúa la fiesta del ascenso en la Praza do Rei

El Celta de Vigo se ha dado un nuevo baño de masas en el día después de su ascenso a Primera División al ser recibido por miles de aficionados a su llegada a la Praza do Rei, donde está situado el ayuntamiento vigués.

Después de una mañana de descanso para reponer fuerzas, los jugadores volvieron a Balaídos para subirse al autobús descapotable que ya habían utilizado tras el partido contra el Córdoba, y reanudar, pasadas las seis de la tarde, la celebración por las principales calles de la ciudad.

La primera parada fue la fabrica de Citroën, patrocinador principal del club. Luego también visitaron las instalaciones de la cafetería que Estrella Galicia tiene en la plaza Compostela y de NovaGalicia Banco.

La travesía que los ha llevado por las calles del centro finalizó en la Praza do Rei, donde representantes de la corporación municipal los han recibido en un balcón desde el que se han dirigido a los miles de aficionados que les esperaban.

'Os debíamos una del año pasado y hemos cumplido con esa deuda que teníamos con vosotros', señaló el entrenador, Paco Herrera, quien agradeció a los aficionados su 'importantísimo' apoyo en los encuentros contra el Almería y Xerez.

Por su parte, el capitán de la plantilla, Borja Oubiña, comentó que 'nos ha costado mucho conseguir esta gran comunión equipo-afición, y a partir de ahora todo será mucho más fácil si no perdemos este sentimiento de unión'.

Una vez terminados los discursos, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, obsequió a jugadores, cuerpo técnico y directivos con un recuerdo conmemorativo, mientras que el presidente Carlos Mouriño entregó al regidor una camiseta del Celta firmada por todos los futbolistas.