El Ayuntamiento de Madrid, en pro de las motos

A pesar de los múltiples problemas de tráfico que se sufren en Madrid, el uso de la motocicleta no parece terminar de cuajar. La iniciativa del Ayuntamiento de permitir que éstas se estacionen en las aceras y de construir unas 7.000 plazas de aparcamiento para motos podría ser un incentivo para todos aquellos indecisos que podrían cambiar el coche para la moto en sus viajes diarios.

"Una moto en la calle es un coche menos, y contamina menos que los automóviles de cuatro ruedas. Es una buena manera de evitar el atasco y por eso hay que potenciar su uso", este es el principal motivo, según el concejal de Movilidad Urbana en Madrid, Sigfrido Herráez, para que el Consistorio haya decidido respaldar más el uso de las motocicletas.

Una vez aprobada la nueva Ley de Tráfico, regresó el eterno conflicto de los ayuntamientos frente a las motos: dejar o no a estos vehículos aparcar en las aceras, esa era la cuestión.

En un principio, la decisión del Consistorio madrileño fue clara, no se podía permitir que las motos invadiesen las aceras. Sin embargo, las cosas parecen haber cambiado.

A petición de los grupos de la oposición en el Ayuntamiento y de la industria de la motocicleta, en Madrid se ha replanteado la posibilidad de que estos vehículos puedan estacionar en las aceras, aunque con alguna restricción.

A imagen y semejanza a la política de la Ciudad Condal, donde hay medio millón de motocicletas registradas, frente a las 100.000 de Madrid, en el Ayuntamiento han optado por acogerse a la interpretación del artículo 93 de la nueva Ley, que dice "El régimen de parada y estacionamiento en vías urbanas se regulará por ordenanza municipal".

Así, en Madrid, se permitirá que las motos aparquen en las aceras, siempre que éstas tengan más de cinco metros de ancho, no sean de demasiado tránsito y se permita el paso de los peatones. Es decir, en calles como la Gran Vía o aparcadas cruzadas sobre las aceras, las motos podrán ser multadas.

Otros requisitos que se necesitan para poder dejar la motocicleta sobre la acera son que no haya cerca un estacionamiento para este tipo de vehículos y que el conductor suba la moto con el propulsor apagado.

Por otra parte, desde el Ayuntamiento se ha anunciado que se construirán unas 7.000 plazas de aparcamiento para motos durante este año. Estos espacios reservados estarán debidamente identificados y contarán con vallas que protejan a las motos del resto de vehículos.