El acuerdo entre GM, el Grupo Fuji y Suzuki perjudica a Opel

El mercado internacional de la automoción se ha convertido en una partida de billar de proporciones planetarias. Las carambolas que General Motors logra en Japón, repercuten seriamente en los intereses de Opel, rama europea del coloso estadounidense.

En el lejano Oriente, GM ha logrado una interesante alianza con el Grupo Fuji, que integra la marca Subaru, y con Suzuki. Ese acuerdo le permitirá aumentar su penetración en aquel mercado hasta el 10 por ciento, el doble de su presencia actual.
Los responsables de Opel se muestran preocupados por las consecuencias que esta alianza tendrá sobre sus intereses. En principio, GM está programando el desarrollo de un nuevo modelo con sus aliados nipones. Este coche se enmarcaría en el segmento de los vehículos pensados para la clase media, justamente la receptora principal de los Opel. Esta competencia dañaría seriamente la posición de la firma alemana.
En los últimos años, Opel ha visto cómo se deteriora su situación en el mercado alemán, donde cada vez vende menos. Aun así, su presidente, Robert Hendry, insiste en que la empresa no tiene dificultades. Durante el primer trimestre de este año, Opel alcanzó una cuota de mercado en su país del 11,7 por ciento, frente al 13,1 por ciento de hace un año.