DS Tiburón: las anécdotas y curiosidades de sus orgullosos propietarios

El DS “Tiburón", que este año cumple 65 años, no solo hizo furor entre famosos de todos los ámbitos sociales. Su personalidad también enamoró a aficionados y entusiastas del automóvil que quedaron fascinados por este modelo que no deja indiferente a nadie.

DS Tiburón. Anécdotas y curiosidades de sus orgullosos propietarios
DS Tiburón. Anécdotas y curiosidades de sus orgullosos propietarios

Hace 65 años, el Citroën DS “Tiburón" hacía su aparición en el Salón del Automóvil de París. Fue un modelo muy exclusivo, que pronto llamaría la atención de personalidades políticas y de famosos que no quisieron quedarse al margen de experimentar sensaciones a bordo de este nuevo fenómeno automovilístico.

En la actualidad, el DS sigue siendo objeto de deseo y algunos afortunados todavía conservan en su garaje esa unidad con la que han compartido grandes momentos y vivencias, y que hoy han querido compartir con todos nosotros.

DS Tiburón. Distinto a todos

Jesús Mari nos cuenta que ya desde muy pequeño le fascinaba el Citroën DS 21 «La Diosa». “Cuando tenía entre 12 y 14 años, salíamos cuatro amigos del pueblo a vender hongos a la nacional 121 (cruce de Arizu, en Navarra). Paraban principalmente franceses, y era fascinante el ver al Tiburón. Distinto a todos en diseño y sorprendente ¡cómo se subía y bajaba! Con los años fui sabiendo su historia y tecnología y en el año 2008, buscando y buscando por internet, me desplace a Toulouse y me traje en una unidad en un remolque.

DS Tiburón. Anécdotas y curiosidades de sus orgullosos propietarios

A Jesús Mari desde muy pequeño le fascinaba el Citroën DS 21 «La Diosa»

El DS Tiburón es un avión

Joan Manils todavía no ha podido hacerse con algún ejemplar del preciado DS, pero no tira la toalla. Nos comenta que “en 1968, estando trabajando en la ciudad costera de Lloret de Mar (municipio catalán de la Costa Brava), apareció un turista francés con un Citroën Tiburón y todos nos arremolinamos su alrededor, aficionados y alucinados, preguntando al propietario por el mismo. Y su contestación fue: ¡ESTO NO ES UN COCHE: ES UN AVIÓN! Y desde entonces no pierdo la esperanza de conseguir uno para colección.

DS Tiburón, a años luz de sus coetáneos

Francisco José Espiñeira nos enseña orgulloso una muestra de las fotos de la restauración y resultado final de su DS23 Pallas del año 1974. “Fue importado de Italia, nos aclara, y yo me hice con él en 2014, al entregármelo como parte de pago de un Fiat Spider. No ha pertenecido por tanto a mi familia, ni conocí nunca a sus antiguos propietarios. Pero he de decir que, después de haber restaurado y conducido varios clásicos de esa época y categoría (Dodge Dart, Jaguar XJ6, Mercedes W123, etc), el DS está a años luz de cualquiera de ellos, en amplitud, comodidad, prestancia... si acaso el Jaguar sería el siguiente en la lista. Así que, tras su restauración, he decidido quedarme con él y no venderlo. La verdad es que enamora.

DS Tiburón. Anécdotas y curiosidades de sus orgullosos propietarios

Francisco José Espiñeira nos muestra el esultado final de su DS23 Pallas del año 1974

DS Tiburón, un miembro más de la familia

Jordi Baixeras es el orgulloso propietario de un Citroën DS Super 5 de 1972. “Lo compré, nos cuenta, en el año 2002, en muy buen estado, a un señor que lo importó de Francia en el año 2000. Desde muy pequeño he sido aficionado a los coches, de hecho poseo una gran colección de juguetes y miniaturas. Lo que más admiro de un coche es su diseño exterior e interior, el confort... Por ese motivo soy fan de Citroën, fan de ese diseño innovador y futurista de los modelos de antaño, como el 2CV, Mehari, CX, Hy y cómo no, mi querido "Tiburón". Ahora mismo lo acabo de sacar del taller (es un decir porque el confinamiento me lo ha dejado confinado dentro del taller). Ya está terminado de plancha y pintura. Estos coches al cabo de los años, muchos de ellos, se les pudre la estructura que rodea todo el coche y que aguanta el techo de fibra. Es normal, las gomas se resecan y pierden la función de aislamiento de las humedades. A parte, el techo era negro y lo devuelvo a su color original. Soy un "pureta", me gustan los coches originales, como salieron en su momento de la fábrica. Le tengo mucha estima a mi Tiburón y lo consideramos, como uno más de la familia".

DS Tiburón. Anécdotas y curiosidades de sus orgullosos propietarios

Jordi Baixeras es el orgulloso propietario de un Citroën DS Super 5 de 1972

DS Tiburón. Mi padre me hizo uno de los mejores regalos

José Ignacio presume de una unidad de DS 23 que su padre compró en abril del año 73. “Como aficionado a los coches que soy, aclara José Ignacio, me siento muy orgulloso de este modelo de Citroën, un adelanto en su época y emblemático en la actualidad. Su confort de suspensión y sus butacones tan cómodos que ya los quisiéramos tener alguno en el salón de su casa. Tanto mis hermanas como yo crecimos viajando en este coche, 5 hermanos nada menos, aún no sé cómo cabíamos. Aprendimos a conducir en él una vez que tuvimos el carné. Difícil al principio más que muchos de manejar, estrecho por detrás, ancho por delante , estrecho por la parte alta de la puerta y ancho por debajo, era todo una proeza aparcarlo en tus primeros meses de práctica con él, y lo digo por experiencia, pues aún me acuerdo de mi cara desencajada al decirle a mi padre que rocé el coche en una maniobra".

“Lo bueno de esta historia es que hoy día el coche sigue conmigo, sigue en casa y nunca se fue. Cuenta con 175.000 Km reales por pocos que parezcan, y allá por el año 85 se me rompió el motor (otro disgusto para llevar a casa). La cuestión es que unos días antes salió del taller, siempre oficial, de una reparación de junta de culata. Una mala reparación como se pudo averiguar más adelante, así que lo recogí y lo guardé en un almacén, lo preparé para hibernar sin saber cuánto tiempo iba a estar ahí y que iba a hacer con él. Buscaba un motor, traté de hacer un contacto en Francia pero los tiempos eran otros, era otro mundo sin la información que hoy tienes a través de internet".

“Pasado un año y medio aproximadamente conocí a un amigo de mi padre que tenía otro DS precioso. Le conté lo que me pasó y me presentó a su mecánico, Nicolás, un gran especialista en estos coches y su hidráulica. Después de ver el coche en el almacén desarmado aceptó reparar el coche. Lo llevamos a su taller, y desde que él lo devolvió a la vida, este motor ha rodado unos 40.000 Km".

“Hoy día vivo en Fuerteventura y mi coche, porque mi padre me hizo uno de los mejores regalos, vive y duerme en mi garaje, y está en mejor estado que nunca. Poco a poco voy haciendo acopio de recambios para este modelo se encuentra de todo). Internet es un mundo infinito para esto, y una salvación para todos los aficionados a los vehículos clásicos".

DS Tiburón. Anécdotas y curiosidades de sus orgullosos propietarios

José Ignacio presume de una unidad de DS 23 que su padre compró en abril del año 73

DS Tiburón. Deseaba que llegara el fin de semana para subirme a él

Para Bernardino Miras, el Citroën DS viene de familia. “Mi padre, recuerda Bernardino, siendo yo pequeño, compró un DS a un vecino que había estado mucho tiempo viviendo en Francia. Yo no había visto ningún coche como aquel, tan chulo, y me quedé alucinado de las cosas que llevaba. Cuando me subí en él y nos dimos un paseo, parecía que ibas montado en una burbuja de aire, no se notaban los baches, era alucinante. Estaba deseando que llegara el fin de semana para poder montarme en el Citroën DS (mi padre era camionero y normalmente estaba en casa el fin de semana). Un día se le rompió una esfera de la suspensión y el coche se quedó rígido de la parte delantera, fue una cosa muy extraña, acostumbrado a ir montado en una burbuja. Años después, mi padre tuvo que vender el coche, lo que me dolió bastante. Yo me quedé enamorado del DS 21. Pasaron los años y, casualidades de la vida, mi suegro tiene un primo que vive en Lansargues (Francia). Me puse en contacto con él y le comenté que tenía pensado comprar un DS. Me mando varias fotos del coche que había encontrado en Lunel (Francia). Estaba bien, pero necesitaba una restauración. Lo compré en 2009 y estuve un año restaurándolo. Quedó como así de bien, tal como veis en las fotos.

DS Tiburón. Anécdotas y curiosidades de sus orgullosos propietarios

Desde pequeño Bernardino Miras se quedó enamorado del DS 21

DS Tiburón. Anécdotas y curiosidades de sus orgullosos propietarios

Bernardino Miras, tras el DS de su padre, pudo comprarse uno propio de 2009
DS Tiburón, un modelo deseado entre los famosos

Relacionado

DS Tiburón: aniversario de un modelo deseado entre los famosos (FOTOS Y DATOS)

DS “Tiburón”. Datos e impresiones de conducción de este icono del automóvil que cumple 65 años

Relacionado

DS “Tiburón”: datos e impresiones de conducción de este icono del automóvil

Citroën GS: Cincuenta años de un modelo icónico por diseño, aerodinámica y propuestas técnicas

Relacionado

Citroën GS: 50 años de un coche icónico por diseño, aerodinámica y técnica