Detenidos en Guipúzcoa dos presuntos etarras dedicados a labores logísticas

Dos presuntos miembros de un comando 'legal' de ETA dedicado a labores de logística han sido detenidos hoy en la localidad guipuzcoana de Legorreta, donde la Guardia Civil ha encontrado explosivos, detonadores y documentación relacionada con la organización terrorista.

Las dos personas detenidas por la Guardia Civil son los hermanos Aitor e Igor Esnaola Dorronsoro, de 40 y 36 años respectivamente, presuntos miembros 'legales' -no fichados por la Policía-, a los que se acusa de constituir el 'comando Erreka', que se encargaba de almacenar y distribuir explosivos, armamento y otros materiales a los comandos de la organización terrorista.

Este comando ha permanecido activo desde hace años, ya que su existencia figura en la documentación intervenida en Francia en 2002 al dirigente etarra Igor Fernández Iradi, 'Susper'.

En estos papeles figuraba una nota que incluía, codificada, la identidad de los dos componentes de este comando, según ha informado el Ministerio del Interior.

La operación policial, en la que han participado 200 agentes, ha comenzado a las 3:00 horas de esta madrugada y aún continúa abierta, ya que los agentes del instituto armado prosiguen efectuando registros en Legorreta, un municipio de unos 1.400 habitantes ubicado en la comarca de Tolosa.

La Guardia Civil ha registrado el caserío Olalde, perteneciente a la familia Esnaola, y también el domicilio de Igor Esnaola, ubicado en el número 22 de la carretera N-1 a su paso por Legorreta, y asimismo ha inspeccionado un garaje del que se ha llevado dos vehículos, una Ford Turneo y un Audi A-4, así como una escopeta de caza.

Fruto de estos registros, agentes del instituto armado han encontrado una cantidad de explosivo aún sin determinar, así como detonadores y diversa documentación, entre la que figuran algunos 'Zutabe', el boletín interno de ETA, según han indicado fuentes de la lucha antiterrorista.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha destacado que los dos presuntos terroristas llevaban tiempo actuando en ETA, en la que desempeñaban funciones en el aparato logístico, encargado del traslado de explosivos a los comandos.

El ministro ha confirmado que la operación sigue abierta y que las pesquisas policiales van a continuar para obtener las pruebas que corroboren la certeza de la Guardia Civil de que se trata de dos presuntos miembros legales de ETA.

Los hermanos Esnaola formaron parte en 1999 de las listas electorales de Euskal Herritarrok, la marca con la que la izquierda abertzale se presentó a los comicios municipales y forales de aquel año y que integró a otros partidos como Zutik o Batzarre, en plena tregua de ETA.

En concreto, Aitor Esnaola se presentó como primer suplente de la candidatura de EH en la pequeña localidad guipuzcoana de Gaztelu, mientras que su hermano Igor fue noveno en la lista de esta coalición en Legorreta.

Ambos son 'baserritarras', dedicados a la producción agrícola y ganadera, y son conocidos también por su participación en competiciones de deporte rural vasco, sobre todo en la modalidad de 'trontza', que consiste en serrar un tronco en el menor tiempo posible.

En cuanto a su labor profesional, Aitor Esnaola es pastor y se dedica a la producción de queso de oveja desde 2008, año en el que solicitó al Ayuntamiento de Legorreta la licencia para abrir una quesería en el caserío Olalde de esta localidad.

Su producto pertenece a la denominación de origen Idiazabal, tal y como muestra el sitio web de esta organización.

Su hermano Igor trabaja en la producción de cordero lechal con denominación de origen del País Vasco.

Con las detenciones de estos dos presuntos miembros de ETA, las Fuerzas de Seguridad del Estado han arrestado a 37 personas por su presunta vinculación con el terrorismo desde que el 10 de enero la banda declaró un alto el fuego 'general' y 'verificable'.

De estas 37 personas, 16 son miembros o colaboradores de ETA, mientras que el resto pertenecen a organizaciones del denominado entorno político de ETA.

La Policía francesa ha efectuado 20 de estas detenciones, mientras que 17 se han registrado en España.

Además, el 'Erreka' es el segundo comando 'legal' desarticulado durante el alto el fuego, después de que el pasado mes fuera desmantelado el 'comando Otazua' en Vizcaya.